Entradas populares

lunes, 7 de noviembre de 2016

Refragmentación, collage fotográfico y fotomontaje como signo de los tiempos. Pliegues en la realidad por Cé Tomé y desfragmentación fotográfica de Víctor Baladoch.


Ceslovas Cesnakevicius
Como ya muchos sabéis, nuestra ocupación profesional habitual, cuando no seleccionamos contenidos para El Animal Invisible, es la docencia en el ámbito de las enseñanzas artísticas y la fotografía. Damos testimonio de ello desde el blog hermano "Fotografiar Animales Invisibles", un muestrario de trabajos y proyectos fotográficos coordinados por un servidor desde la Escola d'Art Serra i Abella de l'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona. Sin embargo también es un espacio donde ofrecemos la posibilidad de ver proyectos fotográficos externos a la actividad de la escuela. A veces, afortunadamente, los trabajos pertenecen a antiguos alumnos que han encontrado, o están buscando, su propio discurso iconográfico y a los que damos cabida en nuestros muestrarios.

Mitch Boyer
Recientemente lo hemos hecho con los rompecabezas fotográficos de Víctor Baladoch, asociándolos por contrate a la reciente exposición del polifacético artista gallego Cé Tomé, a propósito de sus collages fotográficos.
Monica Piloni
El collage y el fotomontaje, dos formas de refragmentación de la realidad mediante recursos plásticos, reflejan muy bien la caleidoscópica visión del mundo que internet y las tecnologías digitales han puesto en bandeja para el desarrollo y de nuevos discursos artísticos. Próximamente daremos cabida a algunos recientes ejemplos que han reclamado nuestra atención, como es el caso de Ceslosvas Cesnakevicus, el de curioso ejemplo extrafotográfico de la escultora Monica Piloni, o los curiosos fotomontajes de Mitch Boyer , por poner algunos ejemplos de arte de la refragmentación, así que repesco nuestras reflexiones al respecto antes de comenzar a ofreceros monográficos de los autores mencionados:





Cé Tomé


La realidad fragmentada y restituída. La realidad reinscrita.
Antes del Renacimiento el Arte se había limitado a explotar la comprensión de sus convenciones. Ahora, en cambio, el Arte observaba la comprensión de las convenciones de la realidad en busca de espejismos tan perfectos y llenos de movimiento como los ejemplos del arte griego, que constituía una reflexión sobre las interacciones de los elementos orgánicos en el tiempo, en el instante (la presencia que lleva implícito el presente de indicativo de “ser”). Esas “fracciones temporales” que los renacentistas admiraban, aún sin comprender, eran más evidentes en las leyes que parecían emanar de sus pedazos. Las fotografías reafirman y desintegran a la vez este efecto de la percepción. Creemos ciegamente en su integridad como unidades pero evidencian que son un trozo de realidad. Nuestra tradición se alimenta de retales. El arte antiguo nos ha llegado en estado fragmentario, y nosostros hemos adaptado virtuosamente nuestro gusto a esa necesidad que ha hecho que el Laocoonte, una obra que constituyó fuente de elogios desde el Renacimiento, haya dejado de producir efecto en los últimos ochenta años. El mismo Kenneth Clark cita como causas de este hecho la “complicada integridad” de esta obra y su retórica. “Hemos llegado a considerar el fragmento más vívido, mas concentrado y más auténtico”.

Razón importante de ello es que, a medida que el mito que origina una representación se oculta tras una apariencia cada vez más realista y detallada, las partes ausentes se convierten en mitos de soluciones formales, generando la luz mítica que ilumina los fragmentos supervivientes. El “fuera de campo” no es concebible en una pieza de arte clásico si no se fragmenta; el 'fuera de campo' de la fotografía incluiría la escena real que reconocemos en el plano. La mitificación de la realidad que provoca la fotografía es brutal por su naturaleza fraccional.

Si nos remontamos al ejemplo del Laocoonte, podemos recordar que, en la misma época en que los artistas renacentistas investigaban la representación en pedazos de copias romanas de obras griegas, este conjunto escultórico era ya mítico a través de la descripción literaria de Plinio (“obra de arte preferida por encima de toda otra en pintura y escultura”) hasta el punto de intentar dibujar cómo había sido, en un afán de reproducir una reproducción de la realidad y de un mito. Ahora la obra ausente constituía el mito.
Su hallazgo constituyó un tremendo impacto para el arte del Renacimiento porque constituía la materialización de un mito y además estaba prácticamente entera.


“Sucedió el miercoles 14 de enero de 1506, en un viñedo próximo a San Pietro i Vincoli, y a las pocas horas estaba Miguel Ángel en el lugar [...]... había encontrado pocas fuentes autorizadas en el arte clásico, que era su única norma cuando se trataba del desnudo . Y entonces, de una cámara subterránea, maravillosamente intacta, apareció la autoridad que necesitaba. [...] Incluso a esta distancia del tiempo hay algo milagroso en todo el acontecimiento, porque después de siglos de excavación, el Laocoonte sigue siendo una escultura antigua excepcional, y una de las pocas que anticipan las necesidades de Miguel Ángel”.
(K. Clarck : "El desnudo")

No debemos olvidar que el otro descubrimientos antiguo que conmocionó al genio italiano fue el “torso de Belvedere”. De hecho, la influencia del arte antiguo en Buonarroti viene en muy gran medida de “los fragmentos estropeados, los gigantes caídos, medio enterrados”, “frutos del accidente y de la sorpresa en beneficio de la exaltación del “pathos” en sus cuadros". Si bien una de sus fuentes la encontramos en las estampas japonesas (la cultura japonesa conlleva incluso la ritualización del instante) no cabe duda que lo que transmitió a Degás la revelación de la instantaneidad fue, sin duda, la fotografía.


Cé Tomé
Si alguien me pidiera definir con una sola palabra la obra de Cé Tomé no lo tendría fácil, a no ser que recurriera a vocablos que implicasen la coparticipación de otros implícitos, como rompecabzas, amalgama, juntura, collage...
De hecho, los campos artísticos de Tomé oscilan entre el mundo de la música, el sonido y el de la imagen, la fotografía, y en toda su producción encontramos como recurso la reorganización de fragmentos preexistentes, algo común a la labor del DJ y la del diseñador gráfico. No obstante el gusto por la reorganización de motivos gráficos en forma de collage fotográfico ha constituido uno de los pasatiempos expresivos más frecuentes como recurso artístico en la obra de Cé Tomé, tanto si los fragmentos pertenecen a fotografías de producción propia como si corresponden a imágenes extraídas de la publicidad gráfica o la prensa ilustrada.
"Mundiños", de Xavier Queipo, ilustrado por Cé Tomé
Las imágenes que ilustraban la edición de "Mundiños" del escritor Xavier Queipo constituyen claros ejemplos de esta vertiente expresiva de Tomé, quien demuestra simultáneamente dotes de observador agudo y de experimentador sin escrúpulos dispuesto a aceptar el resultado expresivo de las combinaciones iconográficas más casuales sin renunciar a una frescura que exige la inmediatez de técnicas asequibles que le permitan decir lo primero que se le pase por la cabeza al observar su entorno inmediato, plagado de significantes azarosamente mezclados, de mensajes publicitarios extraviados, de rostros clonados fotomecánicamente, de titulares de prensa fuera de contexto y de un instinto voraz a la búsqueda de la verbigracia de primera impresión, sin recreaciones digitales, sin remedos estilísticos. Dicho y hecho, o, tal vez, hecho y dicho.
Cé Tomé: "Caso Pechado"
La construcción de un entorno humanizado, urbanístico, a nuestro alrededor ha condicionado muestra capacidad para interpretar vestigios, que están cargados de significados históricos cuya historia a menudo desconocemos. La arquitectura y los remedos arquitectónicos pueden ofrecer imágenes tan paradójicas como los vestigios de una puerta o una ventana donde existe un muro cerrado. Las puertas y ventanas selladas catalogadas fotográficamente en su "caso pechado/sealed" denotan su forma de observar la realidad como un rompecabezas de información audiovisual y verbal caótica a la que nosotros mismos otorgamos un cierto sentido al volcar nuestras expectativas al referirnos a ella.
Sus acordeones de noticias, aparentemente banales, fortuitos, nos advierten de las posibles realidades enfrentadas en realidades a menudo tan opuestas como las páginas de un pliego impreso por ambas caras. Cé Tomé fuerza el encuentro de imágenes y palabras que habitan diferentes dimensiones de la realidad gráfica, produce pliegues en el espacio-tiempo periodístico y recoloca las piezas de la maqueta de una o dos páginas para invitarnos a compartir sus propias impresiones, sean amargas, humorísticas, sorprendentes o, casi siempre, mordaces.

Mafa Alborés



 Drawing with scissors (handmade collages)











Caso Pechado:









 Acordeón de noticias:




















https://www.facebook.com/ce.tome/media_set?set=a.10150201764094216.333741.647874215&type=3

https://www.facebook.com/ce.tome/media_set?set=a.10152599545829216.1073741834.647874215&type=3


Evidentemente, tal y como hemos dejado claro en el texto introductorio, la fragmentación de la realidad es algo intrínseco a nuestra percepción y por lo tanto inherente a las posibilidades expresivas de las artes visuales y muy especialmente de la fotografía, por lo que es lógico esperar que muchos otros autores experimenten con las posibilidades de la imagen fotográfica fraccionada o desfragmentada. Puestos a poner un ejemplo tan cercano a mí como el del trabajo de Tomé es el de Víctor Baladoch, otro viejo amigo, y en su día alumno, que ya he presentado en este blog en otras ocasiones. Una de sus series fotográficas indaga intencionadamente en las posibilidades expresivas de la desfragmentación fotográfica, aunque lo cierto es que esta subyace en la mayor parte de sus obras, convirtiéndose casi en un sello característico que va más allá de la composición formal de la imagen para revertir en su carga simbólica y expresiva, como podemos observar en los siguientes ejemplos extraídos del artículo que le dedicó en su día Javier Schenk para el blog de fotografía Anormalmag. 








© Photographer: Víctor Baladoch | Styling: Anna Zamora | Art Direction: Indra Zabala | MUA: Desirée Caro | Text: Javier Schenck | Models: Guillem G. Valencia & Alma Tollesson.



http://www.anormalmag.com/series/desfragmentacion-victor-baladoch/#_


Enlace:
www.victorbaladoch.com
verdadesintermedias.com







 Series Cortas: “Desfragmentación” por Víctor Baladoch
by Felipe Escobar @weneedawar
El talentoso fotógrafo catalán Víctor Baladoch presenta “Desfragmentación” , inquietante propuesta realizada en colaboración con Indra Zabala y Anna Zamora.


Desfragmentación
Desordenarme, desprenderme, disociarme, distenderme.
Para desordenarte, desprenderte, disociarte, distenderte.
Para desordenarnos, desprendernos, disociarnos, distendernos.
Para recorrernos, separados, sobre los fragmentos de los cuerpos, y las mentes.
 

© Javier Schenck