Entradas populares

martes, 5 de junio de 2012

Caza fotográfica e imágenes nebulosas

A continuación de esta entrada he copiado la noticia que me sirve de punto de partida para una nueva reflexión sobre la imagen animal.
El arte fotográfico se ha convertido en el medio para capturar especies raras o poco conocidas. El material fotográfico, videográfico y cinematográfico a menudo se jacta de afirmaciones del tipo "es la primera vez que esto es fotografiado o filmado" para revalorizar el material audiovisual como si de un raro especimen se tratara. No cabe duda de que es preferible el uso de objetivos fotográficos en lugar de fusiles de caza para la obtención de piezas valiosas. La rareza de las piezas revaloriza el precio en el mercado de las imágenes obtenidas, y la popularidad de las piezas zoológicas fotografiadas depende en gran medida de su fotogenia, de su poder de seducción icónica.
Los animales que consiguen más audiencia, o que poseen un poder de cautivación mayor con respecto a los espectadores son los más espectaculares por diversas razones que los hacen llamativos: su tamaño, su peligrosidad, su agresividad, su belleza o su rareza.

Pantera longibanda o pantera nebulosa
Ya nos hemos referido anteriormente a la perplejidad que nos produce el hecho de que muchas especies animales dignas de ser admiradas por un motivo u otro sigan siendo ignoradas por gran parte de la población. Es fácil entender la fascinación por leones, cebras, gorilas, jirafas, ballenas, grandes tiburones, osos panda e infinidad de criaturas que ofrecen una imagen memorable. El tamaño, la escasez y la piel rayada del tigre lo convierten en un auténtico icono zoológico. Las manchas del leopardo significan exotismo tropical y vida salvaje a la par que belleza natural y lujo ornamental. Sin embargo existen muchas especies depredadoras bellas y peligrosas, dignas del estrellato zoológico, de las que sólo un publico minoritario tiene noticia. El leopardo de las nieves es más conocido, por desgracia, como artículo de peletería de lujo, que como felino de vida misteriosa. El leopardo más común de las sabanas y bosques africanos y asiáticos es confundido iconográficamente con el jaguar americano, y la confusión verbal entre tigre, jaguar, leopardo y pantera sigue siendo frecuente y ya hemos dado cuenta de ello en una entrada específica en la que también nos acordábamos de pumas y leones. En esa misma entrada mencionábamos a la pantera nebulosa o pantera longibanda de Asia, y no deja de sorprendernos que siga siendo un animal poco conocido, teniendo en cuenta que hoy en día cualquier animal que pueda entrar en la categoría de animales admirados (como lo son la mayoría de los felinos) por su escasez o por su belleza (la longibanda posee una piel de extraordinaria belleza) adquiere normalmente un fama irrefrenable.
Precisamente a la caza fotográfica de la pantera longibanda, un equipo de investigación armado de cámaras con sensores de movimiento, han sido incapaces de documentar fotográficamente la presencia del raro animal en la noche de los bosques de Sumatra. Sin embargo, de forma fortuíta, han cazado fotográficamente a un conejo rayado de oreja corta del que casi no hay documentación previa. Sin duda, el interés zoológico de esta pieza es mayor, pero su trascendencia como icono de la zoología es mucho más discreta. 
Sobre belleza felina y felinos extraños o que generan confusión iconográfica hablaremos en nuestro próximo post.
Os dejo con el artículo de José Toledo (apuntes de naturaleza) al respecto de la captura fotográfica del conejo rayado:

 

 Fotografiado un rarísimo conejo rayado de Sumatra

Crédito de la imágen: UMass Amherst
Uno de los animales más raros del planeta, por lo poco conocido que es, es el conejo de orejas cortas de Sumatra (Nesolagus netscheri). Esta especie cuenta con muy pocos individuos - apenas han sido avistados tres ejemplares en la última década - que viven en hábitats muy complicados. Y sin embargo, es una pieza clave en los ecosistemas en los que habita. Hace pocos días se tenía noticia de una prueba de este vertebrado en una nueva localidad.
Lo que los investigadores han obtenido son unas fotografías de unos pocos individuos en un Parque Nacional de esta isla. Las imágenes se consiguieron utilizando la técnica del fototrampeo. Este método consiste en esconder cámaras de fotos en lugares clave del ecosistema. Las cámaras llevan conectado un sistema que detecta la presencia del animal, normalmente un sensor de movimiento, que dispara la foto.
Resulta curioso que el equipo de trabajo que ha obtenido las fotos no estuviese buscando a este animal. De hecho, no podían pensar que hubiese una población de este conejo en dicha zona. Su trabajo se centra principalmente en felinos como la pantera nebulosa (Neofelis nebulosa) o el gato dorado asiático (Catopuma temminckii). Pero los sensores de las cámaras no distinguen entre unos animales y otros, y gracias a ello se obtuvieron las imágenes.
Este hallazgo es importante por dos razones. Por una parte, ha servido para entender mejor cómo se estructura el ecosistema. La importancia del conejo de Sumatra, a la que hacíamos referencia antes, se basa en su papel como presa de las principales especies de felinos de los bosques en que habita. Al conocer mejor cómo funciona un ecosistema y las especies que viven en él, se pueden diseñar mejores planes para la protección tanto de uno como de los otros.
Y la segunda razón es que aporta un argumento más, y de cierta importancia, para mejorar la protección del lugar en que ha sido encontrado. Las fotos se han obtenido dentro del Parque Nacional de Bukit Barisan Selatan, en el sur de Sumatra. Este espacio protegido es de enorme importancia, ya que contiene los últimos ejemplares que viven en libertad de rinoceronte de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis) y tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae).
Este Parque Nacional está muy amenazado por la expansión de los asentamientos humanos. De hecho, en la última década ha comenzado a perder parte de su área, que se ha dedicado al cultivo de palma de aceite y café. Los investigadores y las organizaciones conservacionistas esperan que la presencia del conejo de Sumatra ayude a mantener el estatus de protección con el que cuenta hoy en día.