Entradas populares

jueves, 18 de febrero de 2016

Charles Foster y su bestia interior. Zoocefalia aplicada en las fotografías de Felicity McCabe.



Charles Foster, un hombretón dedicado a la abogacía, ha publicado recientemente un libro sobre sus experiencias como naturalista autodidacta que refleja una método de trabajo ciertamente inusual: ser el animal que investigas, meterte en su piel, en su cabeza, y, por tanto. vivir como él. Su libro, según las primeras críticas y comentarios, se sale de su propósito inicial para constituir una especie de tratado metafísico sobre la existencia, y la edición digital de The Guardian le dedica un interesante artículo ilustrado con fotografías de Felicity McCabe, quien decide mostrarlo con cabeza de animal, concretamente de las especies que más ha frecuentado,  estudiado o, mejor dicho, incorporado. Es una clara demostración del sentido que adquieren las imágenes humanas con cabeza animal, los retratos zoocéfalos a los que venimos haciendo referencia desde hace unas cuantas entradas del blog. En esta ocasión, tal vez, del modo más preciso y simultáneamente de la manera más inoportuna, puesto que para Foster ser un tejón es actuar y vivir como tal, no aparentarlo, por más que la imagen zoocéfala constituya una eficaz metáfora visual de su propuesta a medio camino entre la etología y la filosofía metafísica.
Es difícil esclarecer si lo que Foster no explica es estrictamente cierto o forma parte de una ficción o "falso documental" de una propuesta hipotética con la que exponer sus reflexiones personales acerca de la existencia, pero comprenderéis que, en cualquier caso, era ineludible mencionarlo entre nuestros comentarios sobre trabajos artísticos relacionados con el concepto de zoocefalia.


El artículo, firmado por Simon Hattenstone, ofrece una interesante entrevista con Foster y su mujer acerca de sus experiencias en la vida silvestre, o no tanto, puesto que a veces se ponía en la piel de animales asociados a lo que denominamos fauna urbana, con incursiones a contenedores de basura para conseguir alimento, e incluso ironiza con el hecho de sentirse orgulloso de haber llegado a ser un buen tejón pero haber fracasado en ser una nutria tal vez por falta de empatía o simpatía con estos animales.
Os dejo un fragmento de alrtículo original que os he traducido y os invito a visitar el original en el enlace correspondiente.

Mafa Alborés

El hombre que vivió como un animal
El naturalista Charles Foster quería volver a conectar con su bestia interior - por lo que trató de vivir como un tejón, un ciervo y un zorro
'Un gusano cayó en mi boca. Me atraganté '
"Creo que he estado más cerca de los zorros que nadie'


Charles Foster levanta un gusano retorciéndose en sus labios. "Salud", dice.
Brindamos con gusanos.
Advierte de que podría tratar de escapar, y que supondrá una extraña sensación de retorcimiento estéreo cuando el gusano se divida en dos.
Hace una mueca y mastica con pedantería para asegurarse de que hasta el último trozo se ha consumido.
Testimonio directo de Foster: tienen una textura arenosa. Las lombrices de tierra no serían mi primera elección en un restaurante a la carta.
Foster ha ido a cuatro patas durante gran parte de la mañana, recordando los periodos que pasó viviendo como un tejón, una nutria, un zorro urbano. También pasó un tiempo, con menos éxito, como ciervo y como golondrina. En una u otra forma, dice, ha pasado la mayor parte de sus 53 años siendo un animal, o por lo menos intentándolo.
De niño en Manchester, miraba al exterior dela ventana de su dormitorio, fascinado por el cárabo encaramado en una lámpara del exterior. La familia se trasladó a Sheffield, donde estaba el mirlo en el jardín en el que no podía dejar de pensar. El pájaro se le quedó mirando con sus ojos amarillos de pupilas negras, burlándose de él. Sabía algo, y Foster quería saber qué."Estaba atormentados y furioso", dice. "Fui a la biblioteca local y leí todo lo que pude sobre mirlos. Me hice con un cerebro mirlo y lo conservé en formol, y me iba a dormir sosteniéndolo, preguntándome si su sabiduría podría difundirse en mí. Disequé un mirlo y trazaba círculos pendido de un pedazo de hilo por encima de mi cabeza cuando me iba a dormir por la noche. Registré cada nido de mirlo en nuestra área y los registré en cartas de localización. Hice mapas de su trayectoria de vuelo, y cargué con escaleras para mirar en sus nidos."

Simon Hattenstone



Being a Beast, de Charles Foster, se publica el 4 de febrero por Profile Books

 14,99 £. Solicite una copia de 11,99 £ en la librería The Guardian


Fotografía: Felicity McCabe para The Guardian


Sábado 23 de enero 2016 08:00 GMT

http://www.theguardian.com/environment/2016/jan/23/going-underground-meet-man-lived-as-animal-charles-foster