Entradas populares

miércoles, 24 de febrero de 2016

Cabeza de animal y falsa taxidermia: relación entre tótem zoológico y trofeo cinegético. Arte ornamental y reflexión antrozoológica en las esculturas de Kelly Rene Jelinek.


Kelly Rene Jelinek

Enlazamos astutamente el tema de la zoocefalia como recurso expresivo, ahora específicamente en obras de arte inspiradas en las piezas de taxidermia y en los trofeos de caza, que priorizan la cabeza como elemento significativo y suficiente para representar el animal capturado (aunque no siempre es así: a menudo basta con la cornamenta, o podemos recordar los tristes ejemplos de sillas a partir de pies de elefante o ceniceros de manos de gorila -recuerdo una escobilla para la limpieza del coche hecha con la pata de un zorro como mango y su cola como plumero...y no olviden la lógica lingüística de los propios plumeros-).

Lo hacemos de la mano de la escultora textil Kelly Rene Jelinek, quien realiza piezas inspiradas en los modos de presentación de la taxidermia de carácter ornamental. Encabezamos nuestro artículo con su armadillo porque constituye una excepción (de cuerpo entero) que no asociaríamos directamente a la taxidermia o a los trofeos de caza si no la relacionásemos con otras obras de su producción que, voluntariamente o no, implica una reflexión sobre la cosificación de los animales y sobre la asociación entre diseño y naturaleza. Es inevitable recordar los comentarios que concedíamos a trabajos dispares, aunque basados en el mismo concepto, de Federico Uribe y Courtney Timmermans.


Foto: Federico Uribe
Federico Uribe


Respecto a Uribe y Timmermans decíamos anteriormente:


Courtney Timmermans
No sé si os acordáis de cuando incluimos en nuestra serie dedicada a escultura zoológica basada en el reciclaje de piezas industriales a  Courtney Timmermans y sus cabezas de animales inspiradas en trofeos de caza, realizadas bajo una cobertura de perdigones. En aquella ocasión encontrábamos cierta analogía formal entre las esculturas de Timmermans y las típicas muestras del tradicional arte Huichol de México: cabezas de animales cubiertas por cuentas esféricas, multicolor en el caso de los típicos jaguares del arte Huichol, y de pulido metal en la pacífica reubicación de los proyectiles de caza en el caso de la escultora norteamericana, quien recordaba las muertes de animales por la caza deportiva a la vez que usaba sus simbólicos causantes materiales como forma de acabado de sus símiles de trofeos en los que los animales no son los sacrificados sino las balas, aunque se trate de balas simbólicas, ya que no pasarían de cierta utilidad en caza menor, al tratarse de perdigones de poco calibre.
El colombiano Federico Uribe reincide en el planteamiento de Timmermans, pero lo cierto es que es más preciso, o cuando menos variado, en la selección de la munición empleada, que además es reubicada en analogía a la disposición del pelo de los animales.
Las balas no se limitan a aportar textura, sino que de algún modo conforman la construcción estructural de la pieza escultórica resultante.
El mensaje pacifista y proteccionista es evidente y no necesita excesiva explicación, pero sin duda es una muestra más del creciente protagonismo de la fauna y nuestras relaciones con ella en todo tipo de manifestaciones artísticas, testimonios de un tiempo marcado por una acuciante crisis ecológica.
Como veréis, en algunos casos los proyectiles se adecúan a la representación de ciertas formas del animal sin apuntar exactamente al tipo de bala que se emplearía para cazarlo. De hecho, las balas y cartuchos son dispuestos o modificados para cumplir más eficazmente con su función visual. Además, Uribe no se ciñe exclusivamente a reproducir el formato de los trofeos de pared, aunque de algún modo sus esculturas nos recuerden a la impresión producida por las piezas de taxidermia. Incluso comparten con ellas el estar realizadas con despojos de cacerías, aunque en este caso, dichos despojos no pertenezcan a las piezas cazadas sino a las balas no utilizadas para tan oscuro fin, sino para emular la belleza de los ejemplares salvados de la matanza.



A Jelinek la descubrimos a través de COLOSSAL, y Christopher Jobson dice de ella:

 La artista Kelly Renee Jelinek fabrica réplicas de tamaño natural de cabezas de animales disecados utilizando fragmentos de tela de tapicería. Los objetos de decoración evocan la nostalgia de la juventud que Jelinek pasó en el Wisconsin rural, donde se encontró con frecuencia  montajes y piezas de taxidermia como parte de la decoración cotidiana de la casa. La artista comienza con los mismos soportes de espuma utilizados por los taxidermistas reales a los que aplica jirones de tela, hilo, resina o astas recogidas, y los ojos de mármol de vidrio. Los resultados son sorprendentemente modernos objetos escultóricos que imitan a los montajes tradicionales anatómicos.

Si los anteriores autores mencionados apelaban a una metonimia plástica que asociaba los animales convertidos en objetos inertes por obra y gracia de los proyectiles empleados para matarlos, Jelinek reflexiona sobre el material en el que se convierten una vez muertos y cosificados como elemento ornamental, estableciendo un cruce de analogías entre las técnicas de la tapicería y la taxidermia en una curiosa intersección escultórica que aúna interiorismo, diseño gráfico y textil. 

Mafa Alborés.




















https://www.facebook.com/kelly.jelinek.7

http://www.thisiscolossal.com/2016/02/upholstered-faux-taxidermy-kelly-rene-jelinek/