Entradas populares

martes, 28 de abril de 2015

Fotografía y animales: Los "Selfies" de Diomedia para National Geographic, por Silvio Medeiros, Pedro Galdi y Marcos Medeiros.


Diomedia es una prestigiosa agencia de Imágenes y Publicidad que, en complicidad con el creativo Silvio Medeiros y el fotógrafo Marcos Medeiros produjo en su día esta divertida campaña para National Geographic en plena efervescencia del fenómeno "selfie" (esa absurda magnificación de moda del término anglosajón apócope de "sel-portrait" -el autorretrato de toda la vida, vamos-) bajo el lema "hay montones de imágenes deleznables de animales por ahí fuera", recalcando el sello de calidad fotográfica y audiovisual que ha caracterizado históricamente las producciones y publicaciones de la ilustre organización.







La campaña, aparte de tener bastante claro desde el principio el concepto basado en un gancho visual irónico y fácilmente entendible por todo el mundo, consigue identificar a National Geographic con el paradigma de la imagen animal documental, al ser supuestamente ellos mismos quienes se toman las fotos, que, aunque imitan la calidad accidental de la tecnología utilizada por los usuarios de a pie, simples aficionados, ofrecen una calidad escópica digna de un profesional, y adornadas con pequeños detalles humorísticos que caricaturizan el atrezzo de los espacios íntimos humanos durante el proceso de postproducción digital y acabado de los fotomontajes, como es el caso del portarretratos que observamos en el margen inferior izquierdo de la imagen correspondiente al koala.


Nos encontramos, pues, ante un típico recurso publicitario: la humanización de los animales, eso que tradicionalmente se emparenta con los "animales antropomorfos" del cómic y los dibujos animados, y que hace ya tiempo que yo abogo por denominar "humanos zoomorfos", que no es lo mismo y considero más exacto.


En la preproducción, se puso bastante esmero en la selección de localizaciones para las tomás fotográficas de los escenarios definitivos, tras lo cual se probaron múltiples opciones de encuadre y diversos fotomontajes recurriendo a diversas especies zoológicas.
Lo significativo de la selección final para las imágenes de la campaña me parece muy interesante e ilustrativo acerca de qué especies animales son más o menos fotogénicas para establecer un juego con el espectador en el que éste las identifica como típicos protagonistas de las producciones documentales que se publicitan, y que por tanto han adquirido una categoría especial: la de animales que atraen a la audiencia, que han de ser llamativos, vistosos, empáticos y atractivos, todo junto. No basta con ser raro o insólito para llamar la atención del público, sino que se ha de adquirir una cierta condición de rentabilidad mediática, que confirma que el público quiere ver animales reconocibles, algo que he podido constatar durante los años que he trabajado en el ámbito de exposiciones zoológicas. En el zoo, donde la presencia animal es física y directa, el público busca la confirmación de la presencia de estas especies ilustres, cuyo protagonismo va cambiando con el tiempo y, podríamos decirlo, con las modas. Sin duda hay algo tristemente perverso en todo ello, pero también es un claro reflejo de cómo los seres humanos nos relacionamos con los demás animales y con la naturaleza, actualmente bajo el prisma de un consumismo capitalista basado en la ensoñación y en el entretenimiento ocioso. Los leones y cebras de los documentales zoológicos de los años 70 del siglo pasado han dado paso criaturas que llamaron en su día la atención de los documentalistas para dejar de ser secundarios de la sabana africana y  arañar protagonismo a los grandes cuadrúpedos, como los suricatas, que hicieron posible el estrellato de Timón a través del Rey León de Disney. No es casual que prácticamente todos los elegidos para la campaña sean lo suficientemente antropomorfos, de frecuente actitud bípeda, y su deslocalización del mundo natural tiene una doble función: llamar la atención por estar fuera de sitio (hay algo hiriente o preocupante en verlos encerrados en espacios arquitectónicos, tal y como comentábamos al respecto de los fotomontajes de Karen Knorr o Mikel Uribetxeberría) y al mismo tiempo sugerir implícitamente lo contrario: lo placentero de tenerlos en casa gracias a los profesionales que más nítidamente se jactan de hacerlo: National Geographic, en base a la calidad técnica y visual de sus producciones, tal vez sólamente parangonables en ese sentido a las de BBC, generalmente mucho más serias, sesudas y honestas además de espectaculares. Y es que las producciones documentales sobre animales son divulgación, son conocimiento, son ciencia, pero constituyen un negocio, una industria que es, ante todo, espectáculo y entretenimiento.









 CREDITOS:

Advertising Agency: Heads, Sao Paulo, Brazil
Creative Director: Silvio Medeiros
Art Directors: Silvio Medeiros, Pedro Galdi
Copywriter: Gabriel Sotero, Alpho Ramsay
Photographer: Marcos Medeiros
Post production: Megablaster

http://www.diomedia.com/mainMenu.do;jsessionid=24EFAE11E056E9D7660C8B646A955B7B.worker1

http://silviomedeiros.com/Diomedia-NatGeo

Fuentes:

 http://animalesenelarteylahistoria.com/category/fotografia/ 

http://adsoftheworld.com/media/print/diomedia_national_geographic_gorilla