Entradas populares

jueves, 20 de octubre de 2016

Representar animales y reproducir animales. Telmo Pieper revive sus dibujos infantiles desde la estética fotorrealista.


Telmo Piper



Hace años, para complementar mis trabajos teóricos sobre imagen animal, realicé en repetidas ocasiones un sencillo experimento con mis alumnos de secundaria y bachillerato. Seleccionaba al alumno más hábil dibujando y le ofrecía una fotografía de un animal para que la reprodujese lo más fielmente posible en un papel. Su dibujo era el punto de partida para que otro alumno lo copiase y pasase el resultado a un compañero que debía copiarlo a su vez para ofrecer su copia al siguiente y así sucesivamente hasta que todos hubiesen copiado la copia del compañero precedente.
Al final del proceso, comparábamos el primer dibujo con el úlimo para comprobar hasta qué punto el proceso de copias sucesivas distorsionaba los rasgos del animal representado, y constatar hasta qué extremo las sucesivas descripciones orales, escritas o gráficas de un hecho o un objeto podían acumular errores de apreciación hasta hacerlo irreconocible, pero también señalar las preferencias colectivas a la hora de interpretar determinados recursos gráficos con formas concretas más o menos cotidianas del mundo real.
Por ejemplo: si el animal representado es una serpiente boquiabierta, unos largos colmillos facilitan al espectador la asociación entre potencial mordedura ponzoñosa y la idea de serpiente asociada a animal de mordedura venenosa. Aumentar los rasgos físicos mediante hiperestímulos gráficos es un recurso frecuente en todo tipo de representaciones gráficas. Las cobras carecen de los largos colmillos propios de las vívoras, y su característico ensanchamiento intimidatorio de la parte posterior de la cabeza debería ser suficiente para detectar su implícita amenaza, pero infinidad de recreaciones gráficas muestran a la cobra con la boca abierta ostentando unos largos colmillos de los que en realidad carece, para recalcar el peligro de su mordedura.
Hemos mencionado este y otros ejemplos similares  de distorsión en anteriores comentarios de El Animal Invisible, como osos representados con expresión perruna, colmillos y garras exagerados en diferentes depredadores, bocas ensanchadas en representaciones de cahalotes, etcétera.
He de decir que, en el caso del ejercicio propuesto a mis alumnos, la imagen que solía escoger era la de una chinchilla, porque no todos sabían identificar al animal y además creían reconocer aspectos físicos propios de un conejo, de una ardilla, de una rata, de un canguro o de un pequeño antílope, sobre todo cuando la exageración de estos rasgos gráficamente eran reinterpretados, corregidos o exagerados, por los sucesivos dibujantes.
Ota propuesta gráfica interesante consiste en visualizar la fotografía del animal, o el animal en vivo, y dibujarlo posteriormente de memoria, desfiando el grado de comprensión que el artista demuestra acerca de la anatomía del animal, más exacto cuantas más dotes de observación o mayor experiencia posee.
En el caso de los dibujos infantiles, la falta de conocimientos estrictamente zoológicos se suma a la inmadurez de recursos gráficos o, al menos, a la esquematización de éstos.
Identificar animales es algo que está muy relacionado con la capacidad de distinguirlos de otros o de distinguirlos de su entorno. Reproducir con exactitud sus rasgos no siempre ofrece una imagen rápidamente identificable para los no iniciados en dibujo o en zoología, pero representarlos, aunque sea de forma tosca, exagerando alguno de sus rasgos visuales o de comportamiento consensuados por un grupo social puede facilitar las cosas. Recuerdo que ante dos dibujos de una mantis religiosa hechos de memoria, uno bastante exacto y otro ambiguamnete semejante a un saltamontes, la mayoría de los consultados mencionaban a la mantis al ver el segundo dibujo porque, aunque no se parecía anatómicamente a una mantis, mostraba al insecto comiéndose a un semejante, lo que hacía que los alumnos recordasen con esta escena de canibalismo el tópico que asocia a la mantis hembra con la depredación del macho durante la cópula, aunque ya hemos visto anteriormente que no es una afirmación exacta.
Si en nuestra anterior entrada nos llamaba la atención cómo Jared Margulies ilustraba su avistamiento de un tigre en estado salvaje mediante una fotografía en la que ya no estaba presente el animal en el paisaje, hoy queremos llamar vuestra atención sobre los recordatorios gráficos que centran su atención en los rasgos físicos más memorables de cada especie concreta una vez que son representados en forma gráfica, figurativa.
Ya hace meses que retengo entre mis borradores la referencia a una serie concreta de imágenes pertenecientes al artista holandés Telmo Pieper. Llegué a ellas a través de una reseña en Alternopolis que recogía algunas ilustraciones fotoinfográficas del autor que recreaban algunos de sus dibujos de la infancia.
Telmo Pieper
Pieper es principalmente un pintor muralista, relacionado con el mundo y las técnicas del grafitti contemporáneo, basado sobre todo en el uso de sprays de pintura. Junto con Miel Krutzmann ha formado el dúo muralista TELMO MIEL, y sus trabajos, generalmente figurativos, utilizan frecuentemente imágenes de animales, que también suelen aparecer entre sus ilustraciones digitales destinadas a otros ámbitos de comunicación, como por ejemplo la que mostramos al lado, que establece un llamativo contraste entre la imagen sintética de un pez y la imagen analítica de un tiburón que la devora, metáfora, tal vez, de una cultura visual en la que la inmediata reproductibilidad de imágenes foorrealistas fagocita la presencia de imágenes más cercanas a la abstracción. Aunque esta imagen, catalogada en su serie denominada "We Spray for you", es pintura sobre un soporte físico, evidencia el uso de referentes fotográficos y de edición digital, seguramnete un recurso frecuente para sus composiciones fotorrealistas sobre superficies murales. Sus experimentos con herramientas gráficas digitales le han llevado, por ejemplo, a fusionar el concepto de retrato escolar con el de dibujo escolar en su serie "School Portrait", sin duda muy relacionada con sus "Fake Pseudoism" (fusión de imágenes fotorrealistas con diseños gráficos de síntesis fácilmente reconocibles) y, desde luego, con sus "Kiddie Arts", la serie que llamó inicialmente nuestra atención y que justifica su presencia en las selecciones de El Animal Invisible.
Pieper busca un punto intermedio entre las formas distorsionadas del dibujo de un niño y la precisión de detalle, iluminación y textura de una imagen fotográfica, así que rescata sus dibujos realizados con unos cuatro años de edad y los usa como plantilla de referencia para distorsionar fotografías de las criaturas y objetos representados. Creo, por cierto, muy significativo, que la mayoría de los dibujos representen animales, a excepción de un coche, por otra parte otra imagen recurrente del mundo visual infantil en nuestras sociedades urbanas occidentales. No olvidemos que ya en otras ocasiones equiparamos el diseño de los vehículos a motor con una especie de prolongación de nuestro propio físico en forma de fenotipo extendido, una suerte de transformación física de nuestra propia animalidad para adoptar otra, una carcasa mecánica que no sería otra cosa que una animalidad alternativa.
Os dejo con una selección de las series mencionadas, pero os recomiendo ver más trabajos del artista en su web.


Kiddie Arts:











http://www.telmopieper.com/kiddie-arts





"Fake Pseudoism":








http://www.telmopieper.com/fake-pseudoism


"Scool Portraits":




 http://www.telmopieper.com/schoolportrait 



Enlaces:

http://www.telmopieper.com/

http://www.telmopieper.com/kiddie-arts

http://www.telmopieper.com/fake-pseudoism

http://www.telmopieper.com/schoolportrait


Fuente:

http://alternopolis.com/telmo-piper-childhood-drawings-kiddie-artes/