Entradas populares

lunes, 10 de octubre de 2016

Reflexiones para un retorno a la divulgación de la antrozoología artística.

Volvemos a la actividad suspendida desde el mes de Julio. Hemos tardado bastante. Cuatro largos meses de descanso, reflexión, retorno al trabajo y espera a una ocasión propicia.
Como podéis imaginar hemos estado ocupados. No creáis que estamos escasos de contenidos o de noticias relacionadas con la antrozoología artística. Al contrario: se nos acumulan los borradores de entradas que van perdiendo vigencia amontonados junto a los que no la pierden pugnando por mantener protagonismo frente a los nuevos posibles contenidos que se van presentando. De hecho, a la vuelta del verano nos hemos encontrado con una frenética actividad por parte de la iniciativa ciudadana ZOOXXI, dispuesta a reorientar la existencia del Zoo de Barcelona, por poner un ejemplo claro de divulgación zoológica cómplice de las artes aplicadas y los medios de difusión audiovisual, pero también contemplamos cómo prosperan otras iniciativas dispuestas a reorientar o clausurar si es preciso otras exposiciones zoológicas que atentan contra el bienestar animal.
Asimismo hemos ido descubriendo sitios web consagrados al estudio de las relaciones humano-animal desde diversas perspectivas, algunas muy afines a la nuestra (el análisis de la presencia de la imagen de los animales en el arte y la divulgación audiovisual) y otras no tanto pero siempre significativas. Algunos de estos sitios web sencillamente no los conocíamos, pero muchos de ellos son nuevos, lo cual es indicativo de la creciente importancia de la antrozoología en la cultura contemporánea. La prohibición de los espectáculos taurinos en Cataluña es anulada por el tribunal constitucional y la polémica está servida. La descarada explotación de los animales exhibidos por el zoo de Castellar de la Frontera ha llegado al punto de la movilización de organizaciones animalistas, los elefantes llegan al borde de la extinción y los rinocerontes son privados de sus cuernos para evitarla a manos de los cazadores furtivos. Además, se nos acumulan las noticias sobre trabajos artísticos de toda índole en los que los animales son protagonistas y, francamente, no damos abasto.
Estadísticas del 10 de Octubre de 2016
Hemos de reconocer que a menudo nos invade un cierto cansancio o nos planteamos el abandono de esta actividad, pero de pronto se dispara el seguimiento desde Letonia, desde los Países Bajos o desde Turquía y miles de nuevas vistas al blog nos sugieren que tal vez merezca la pena seguir formando parte del séquito de personas interesadas en reflexionar acerca de las distorsiones o de los aciertos en las imágenes que seguimos elaborando con contenidos zoológicos. En nuestro imaginario, los animales han venido para quedarse, y cada vez vendrán más, porque los estamos desterrando del mundo físico.
El interés suscitado por todo lo relativo a nuestra relación con los animales se nos hace particularmente evidente al poder constatarlo con el seguimiento observado por las herramientas de análisis estadístico de nuestras publicaciones, que, aunque modesto, es bastante significativo.
Estadísticas del 10 de Octubre de 2016
Y lo es porque se constata que muchas de las búsquedas temáticas en internet tienen que ver con los animales o su imagen, o con temas relativos a ellos como el conservacionismo, la ecología o las artes audiovisuales con presencia directa o indirecta de animales.
De las 200 a 500 vistas diarias a nuestro blog ya no es infrecuente la ocasional subida repentina miles de vistas en una sola jornada. Si tenemos en cuenta, por ejemplo, que nuestro perfil de Google+ se nutre en sus publicaciones casi exclusivamente de los contenidos que más tarde o más temprano mostramos en El Animal Invisible, deberíamos preguntarnos cómo alguien sin presencia mediática ni fama alguna puede superar ya los 20 millones de vistas.


Procuraremos, por tanto, seguir contentando a nuestros seguidores, tanto los pocos fieles, apenas unos centenares, como a los ocasionales, que son miles y a los que esperamos hacer ver que la creciente presencia de los animales en las representaciones artísticas señalan no sólo su creciente y alarmante ausencia en el mundo natural, sino tal vez (ojalá) una creciente preocupación que constituiría la base para un cambio en nuestra manera de ver el mundo y, en última instancia, de cuidarlo y administrarlo.

Mafa Alborés