Entradas populares

jueves, 12 de marzo de 2015

Animales en cerámica policromada de Hella Jongerius.

Hella Jongerius
De todas las técnicas escultóricas existentes, una de las más peculiares por su antigüedad ancestral, por sus usos prácticos, decorativos y comerciales, es la cerámica cocida y policromada. Incluso los casos más emblemáticos y conocidos por su calidad y popularidad, como Lladró, se me antojan en su vertiente figurativa irritantemente kitch y, por manías personales y subjetivas, no suelen gustarme.
Ronit Baranga
Sin embargo, no es la primera vez que encontramosinteresantes ejemplos de trabajos de cerámica que son dignos de traer a colación en el animal invisible por hacer referencias zoológicas o por desafiar a la percepción mediante simulacros figurativos, como en el caso de los trampantojos entomológicos de Evelyn Bracklow, o las inquietantes formas orgánicas emergentes de los recipientes creados por Ronit Baranga.
En este último caso, no podíamos evitar recordar a Keng Lye y sus criaturas de capas de resina pintada. Lye nos impresiona por su hiperrealismo y por sus volumetrías basadas en realidad en trabajos de pintura bidimensional en sucesivas capas de resina transparente, muy oportuna para recrear un medio de apariencia acuática para sus animales acuáticos. Baranga conecta con su uso de la apariencia líquida de la dura resina, pero su obra apunta a un planteamiento a caballo entre el surrealismo y el desafío a las premisas afectivas de nuestra percepción. 
Evelyn Bracklow
Bracklow, por su parte, se limita a cubrir piezas de cerámica tradicional, de menaje de uso cotidiano, con esmaltes hiperrealistas que evocan la presencia de insectos, en un juego no excesivamente diferente al planteado por Baranga, que se aprovecha por nuestro rechazo natural a la presencia de muestras orgánicas en nuestros recipientes para la bebida y la comida, añadiendo un apunte a nuestra fobia por los insectos tanto como a nuestra tolerencia por su presencia en el caso de los más cotidianos, como es el caso de las hormigas o las moscas atraídas por el azúcar.





Hoy nos hallamos ante un caso muy curioso, notable por su realismo naturalista y un cierto poder evocador de otros tiempos en los que el arte con motivos zoológicos servía de enlace con un mundo salvaje geográficamente lejano. Hoy en día, el arte con motivos zoológicos es, cada vez más, el recuerdo onírico de un mundo perdido, o eso es lo que querríamos interpretar de la piezas de Hella Jongerius (http://www.jongeriuslab.com/).
 , desde COLOSSAL, nos ofrece un artículo sobre este trabajo en particular de la diseñadora, quien, como podéis comprobar en su abarrotada web, abarca muchos más campos del diseño gráfico e industrial.
Si no viésemos las piezas de Sierzputowski desde esta perspectiva, y no nos asombrásemos de la exactitud realista de su obra, nos limitaríamos a contemplar una colección de artículos de decoración de gusto ciertamente particular.


Cuencos Animales, 2004, Hella Jongerius para Nymphenburg © Nymphenburg

Estos cuencos de porcelana conteniendo animales fueron meticulosamente elaborados a mano y diseñados por Hella Jongerius a través de Nymphenburg, una empresa de fabricación de porcelana bávara que funciona desde mediados del siglo XVIII.  

La producción de esta serie constituye una celebración de la colección de animales que se encuentran en sus archivos, e incorpora criaturas en 3D dentro de los tazones esmaltados simples.

Los animales de cerámica parece como si se hubiesen posado momentánea y tranquilamente sobre los delicados cuencos. Aunque las piezas constituyan poco más que un llamativo alarde técnico para una serie limitada que promueva las calidades técnicas de la empresa, y reutilice de modo original sus piezas base y los diseños de sus estampados a esmalte, ofrecen un resultado que transmite, con la proverbial fragilidad de la porcelana, un mensaje acerca de la fragilidad de la fauna y de su entorno natural.

Aunque todas las piezas me parecen interesantes, y muy asociables al fetichismo coleccionista (que acabará afectando de verdad a las especies zoológicas como en una ficción de Philip K. Dick) considero, personalmente, que las correspondientes a animales sin pelaje o plumaje denso, como el hipopótamo, el caracol o la rana, se benefician más de la particular estética de la cerámica esmaltada y, en el caso del caracol, la conexión con los trabajos de los artistas antes mencionados es más que evidente, y de ahí que la hayamos utilizado para introducir este post.


animal_bowls_fox©Nymphenburg


animal_bowls_dog©Nymphenburg

animal_bowls_frog©Nymphenburg