Entradas populares

lunes, 16 de marzo de 2015

Hiperrealismo sexual. Animalidad humana y reproducciones naturalistas.

Orient Industries

Doll Story
En nuestro blog hemos demostrado repetidamente un gran interés por todo tipo de manifestaciones artísticas vinculadas al Hiperrealismo. Hemos comentado trabajos pictóricos, fotográficos, escenográficos y escultóricos de todo tipo, seleccionados aquí por muy diversos motivos, pero su hiperrealismo, su capacidad para engañar a nuestros sentidos, ha sido fundamental. Así, por ejemplo hemos revisado las esculturas de Paul Fryer, los bordados de Cayce Zabaglia, o las escenografías naturalistas desde la perspectiva de artistas de diversa índole. En esta ocasión, aunque no sea la primera vez que hablamos de muñecas hiperrealistas, incluso en ocasiones en complicidad con el bioarte y la genética, como es el caso de Judy Fox, o de Patricia Piccinini, queremos dejar constancia de nuestro interés por las reproducciones naturalistas e hiperrealistas incluso fuera de los ámbitos adscritos a los círculos y galerías de arte. La producción industrial de reproducciones hiperrealistas requiere de una amortización económica que la haga viable, y fuera de las reproducciones de carácter médico y científico, cuyo específico y reducido ámbito las convierte en productos caros, existe un mercado alternativo que todo lo rentabiliza a escala global: el mercado del sexo. Desde las clásicas y toscas muñecas hinchables, la evolución de las reproducciones a escala natural de cuerpos humanos con los que practicar actos sexuales está llena de sorpresas.
Los logros del arte hiperrealista tienen mucho que ver, como ya hemos comentado anteriormente, con la distinción entre los conceptos de reproducción y representación, no siempre coincidentes, y cuya clara distinción ha servido de excusa para separar los mundos gráficos de la fotografía y la pintura, por poner un ejemplo paradigmático.
Mafa Alborés: "Steve McQueen"

Existen espacios basados en el espectáculo visual evocador como los museos de cera que han influído en el paradigma expositivo de museos de historia natural y parques temáticos de vocación científica o pedagógica. Yo mismo he realizado trabajos para espacios expositivos de este tipo, y mis experiencias comenzaron en el ámbito del Museo de Cera de Barcelona, por lo que he tenido ocasión de colaborar con algunas empresas dedicadas a la producción de piezas a las que se exige parecerse lo más posible a su modelo o referente real.
Creo que ya he dicho en más de una ocasión que aquello que nos hace reconocer el parecido de una obra de arte con su modelo no es exactamente lo mismo que nos hace confundirlos. Todo depende de muchos factores marcados esencialmente por el contexto y las expectativas del observador.
Cuando trabajaba en el Museo de Cera, mucha gente que no lo conocía me preguntaba por la calidad de las piezas expuestas, a lo que yo solía responder que existen básicamente 4 categorías de figuras:

a) Las que parecen reales y se parecen a los personajes que representan y reproducen (minoría)
b) Las que se parecen a los personajes representados pero que evidencian su artificiosidad, es decir: parecen muñecos, no parecen reales.
c) Las que parecen personas reales pero guardan escaso o nulo parecido con el personaje representado.
d) Las más penosas: No parecen personas reales ni guardan parecido alguno con el personaje supuestamente representado.

Dentro de cualquiera de estas categorías podrían entrar incluso aquellas figuras que se habían confeccionado partiendo de un molde directo del rostro del personaje en cuestión. Así, recordando ejemplos del Museo de Cera de Barcelona, la figura de Andrés Segovia, cuyo rostro y manos gozaron de la amable colaboración del guitarrista, pertenece a la categoría a, pero la de Sara Montiel, o las de Tip y Coll, fruto también del uso de moldes directos de sus rostros, pertenecerían a la categoría b, a la misma a la que pertenecería el rostro de Steve McQueen o el de John Wayne, modelados a partir de fotografías con notable maestría y que reproducen bastante fielmente aquello que representan, pero delatando la artificiosidad de una marioneta. Richard Burton y Liz Taylor, en cambio, entrarían en la categoría c, dado que su realismo sólo les sirve para aparentar dos modelos reales caracterizados como los actores en sus papeles de Marco Antonio y Cleopatra, aunque protagonizados por actores desconocidos de más modesto caché. Si visitan el museo y resulta que nadie ha sustituído la antigua figura de Frank Sinatra, entenderán qué es lo que le hace pertenecer a la categoría d.
Los responsables del Museo bien saben cuánto fetichismo suscitan las reproducciones de ciertos personajes de culto, y es muy normal que el público le levante las faldas a más de un mito sexual, por lo tanto, supongo que es fácil entender el voluntario engaño al que se someten las personas que encuentran sexualmente estimulante la presencia de una escultura que ofrece la simulación de la presencia física de un cuerpo sexualmente deseable.
En otro orden de cosas, o de tipología de estímulos, nos encontraríamos con la juguetería que desde tiempos inmemoriales suscita los impulsos maternales de niñas y niños con sus representaciones de bebés que también han llegado al extremo de la reproducción fidedigna (especialmente para un mercado adulto de mujeres obsesionadas con los bebés y su utillería -cochecitos, cunas, ropas, sonajeros...) llevada a cabo por empresas especializadas, y que también han dado lugar a versiones perversas como las creaciones de Landon Meier, por poner un ejemplo.





(Orquesta Mondragón: "Muñeca Hinchable")


Muñeca sexual
http://es.wikipedia.org/wiki/Mu%C3%B1eca_sexual

Muñecas de silicona

Aunque en la narrativa cinematográfica el ejemplo clásico sobre el uso de muñecas sexuales sigue siendo "Tamaño natural" de Berlanga, el fetichismo erótico de la escultura realista ya estaba presente en "Venus era mujer", protagonizada por Ava Gardner en 1948, y que de hecho era un remake de un film anterior. La diferencia es que Michel Piccoli no necesita que una actriz de carne y hueso dé vida a su muñeca en tamaño natural, tal como aquel paciente de cierto episodio de "House" que reclamaba la presencia de su pareja artificial, a la manera en que se justifica el argumento de "Lars y una chica de verdad", dirigida por Craig Gillespie en 2007.

Yo reclamaría la atención sobre un modesto pero notable film canadiense titulado "Pin", una interesante reflexión sobre la esquizofrenia basada en la relación desde niño de un hombre con un muñeco de estudio anatómico, que incluye también una curiosa y original escena de "violación" del muñeco a manos de una enfermera de la consulta médica en la que éste se encuentra. El poder evocador de las esculturas y muñecos humanoides es grande, y no necesariamente aumenta con su exactitud naturalista, pero sin duda es un valor añadido en el caso de la industria de mercadería sexual, entre cuyas muestras encontramos ejemplos de alta calidad paro altos poderes adquisitivos.

Recientemente, la empresa Dreamdoll a conseguido atraer la atención de las redes y los medios de divulgación con el lanzamiento de una línea de muñecas sexuales publicitadas como las más realistas del mercado. Aunque no sea estrictamente cierto, es llamativa la calidad de acabados de sus productos, y sería interesante preguntarnos qué supondría el hallazgo de una de ellas en perfecto estado de conservación dentro de miles de años por una civilización futura.
Sólo para constatar que existen otros fabricantes comprometidos con el hiperrealismo naturalista de sus féminas de silicona, queremos mostrar también el ejemplo de Doll Story, que incluye entre las muestras de su página web una curiosa selección de proyectos fotográficos de diversos autores, algunos incluso de cierta calidad artística, que utilizan sus productos como modelos.
A continuación, os dejamos con algunas muestras de Dreamdoll (inspirados por el artículo originalmente publicado en MailOnLine por Luisa Mecalfe), y algunas muestras de Doll Story, incluyendo un reportaje fotográfico de Gabrielle Corni, y un extracto de un artículo dedicado a las producciones de Orient Industries. (ver más en http://www.orientlovedoll.com/orient-industry-love-doll-history)

De momento es todo, así que espero que disfrutéis de la selección de imágenes del laborioso proceso de fabricación y acabado de estas peculiares esculturas, y os invitamos a estar pendientes de nuestra próxima entrega, basada en el tema de las muñecas hiperrealistas, pero que esta vez reconecta con la importancia del maquillaje en la caracterización y reconocimiento de rostros que ya habíamos iniciado en artículos precedentes.

Mafa Alborés.




Luisa Metcalfe For Mailonline

http://www.dailymail.co.uk/femail/article-2981764/Inside-workshop-4-000-silicone-sex-dolls-moulded-painted-dressed-fulfill-men-s-fantasy-makers-say-people-collect-art.html


















Doll Story











http://www.dollstory.eu/dollstory.aspx?code=gabriele-corni&lang=ES


Galería fotos Gabriele Corni

Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia¡Esta serie de fotos cuenta una verdadera aventura! La historia tiene lugar en Italia, en la hermosísima ciudad de Bolonia.

Las muñecas de Doll Story tienen cita con los estudios "Carlo Coopitz" durante tres días de tomas (¡que terminaron siendo tres noches también!).
El proyecto fue iniciado por Gabriele Corni, su idea era fotografiar las muñecas en contextos donde lo real se confunda con lo irreal...
No se trataba entonces de trabajar en la intimidad de un estudio, si no todo lo contrario: en plena ciudad, al borde de una autovía, sobre un puente, en un parqueadero...

El hiperrealismo de las muñecas de seguro sorprendió a más de un transéunte. En la escena de la derecha, ¡la policía recibió más de 100 llamadas en 10 minutos de automobilistas que daban la señal de alerta por una mujer herida al borde del camino!
¡Tres coches de policía y una ambulancia se rendieron hasta el lugar para descubrir que se trataba solamente de una muñeca!
Las sonrisas y las risas siguieron finalmente la estupefacción general.

La famosa escena en la que la policía interviene.
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia
¡Más es el miedo que el daño! Agredecemos mucho a los policías italianos por su comprensión y simpatía.
Imagen, muñeca en silicona de Doll Story, de viaje en Italia





http://www.dollstory.eu/dollstory.aspx?code=poitrine-seins&lang=ES


Doll Story - Hiperrealismo del cuerpo

Los senos en silicona

El hiperrealismo del pecho es máximo tanto a la vista como al tacto. Los senos contienen un silicona gelatinoso (parecido a aquel que se utiliza para la cirugia estética de las mamarias) que da como resultado una sensación muy próxima a la realidad. Muchos progresos se han dado en ese sentido desde las primeras muñecas de silicona, pero esta es la más evolucionada del mercado.
¡ Verifíquelo usted mismo con este video !
El realismo del cuerpo


Estas muñecas de silicona enteramente moldeadas, son sin duda alguna los modelos más bellos en talla adulta fabricados en el mundo. Son verdaderas obras excepcionales puesto que ningún detalle del cuerpo ha sido olvidado : los relieves delicados de la espalda y de los flancos, la cara, los trazos de la planta de los pies, las manos, las piernas, el vientre…
Cada uno de los detalles a sido estudiado para obtener un resultado muy próximo al de la realidad, y esto en todas las posiciones que usted pueda darle a las muñecas. Cada articulación ha necesitado un estudio minucioso para preservar las formas naturales del cuerpo sin alterar la firmeza de la silicona.
Su hiper-realismo es sin duda alguna, una hazaña que le permite a usted varios usos : decoración erótica e insólita de gran calidad en todas los trajes y modos de vestir (¡incluso sin nada puesto!), maniquí de vitrina para tiendas de lujo, modelo para artistas plásticos, pintores, escultores, fotógrafos, muñeca sexual excepcional para parejas o solteros que sabrán apreciar la belleza y el realismo de todos los detalles, etc.

He aquí algunas fotos de esos detalles.
Usted no creerá que se trata de muñecas…
Observe las líneas de las manos, un trabajo remarcable.
Foto, palma de la mano de las muñecas.
Y la mano, con verdaderas uñas postizas…
Foto, mano de las muñecas
El interior de las rodillas…
Imagen, interior de las rodillas de las muñecas
Los pies, con líneas naturales, detrás del talón y bajo la planta del pie...
Foto, pantorrila de las muñecas
Las rodillas, que siempre tendrán un aspecto natural, sea cual sea la posición que usted quiera darle a su muñeca
Foto, rodillas de las muñecas
Ojee el vientre un poco musculoso y su ombligo…
Foto, vientre de las muñecas
El cuello…
Foto, el esternón de las muñecas
Los ojos de Kelly, tan perfectos como los de los otros rostros. Usted puede escoger el color..
Imagen, perfección de los trazos del rostro
La boca de la modelo Kelly…
Foto, perfección de los trazos del rostro

Las muñecas de Doll Story son fabricadas individualmente y a mano por artistas apasionados, como toda obra excepcional. Esto explica que cada muñeca es única y puede contener irregularidades ínfimas en la superficie, las cuales no alteran de ninguna manera la duración y la estética de la silicona. La muñeca pedida por usted es inspeccionada minuciosamente por Doll Story y le es entregada sin defecto de fabriacación significativo ni vicio escondido que impidiría un uso normal.




http://eldiario.com.uy/2014/08/14/fotos-crean-una-muneca-sexual-hiperrealista-en-japon/






Fotos: Crean una muñeca sexual hiperrealista en Japón

Por (laura.fort@eldiario.com.uy) | Jueves, 14 de agosto del 2014

Una nueva muñeca sexual ha sido creada en Japón, y su aspecto es tan realista que es apenas distinguible de las mujeres reales -al menos a primera vista-.
Imagen extraída de Daily Mail
Imagen extraída de Daily Mail
La muñeca -que torna en los 1.000 Euros- fue desarrollada por la compañía Orient Industries y está confeccionada con silicona de alta calidad, la cual definen como el ‘futuro’ de la piel artificial. Este material le da a este juguete sexual una mirada increíblemente realista.  De hecho, se ven tan naturales que es difícil distinguirlas de una mujer verdadera a primera vista.
doll1
Estas amantes, cuentan también con falsas articulaciones móviles para que puedan ser colocadas en cualquier posición y los propietarios pueden incluso adaptar a su “mujer” en base a sus gustos personales, decidiendo en el tamaño de los senos, color de pelo y apariencia física.
Imagen extraída de Daily Mail
Imagen extraída de Daily Mail
Según la compañía, las muñecas, que no son inflables, se venden con la idea de que quien la compre no desee nunca tener a una novia de verdad, y las ventas iniciales han demostrado ser todo un éxito.
‘Sentimos que por fin hemos conseguido algo que sin duda no se puede distinguir de la cosa real.‘, explican sus creadores.


Japan Invents High Tech Realistic Looking Sex Dolls