Entradas populares

lunes, 7 de diciembre de 2015

tiburones peregrinos y niños mentirosos

Shawn Smith


Las tergiversaciones y distorsiones de las informaciones sobre animales son algo consustancial a la Historia Natural, que casi podría ser definida como la Historia de la superación de los errores intrínsecos en las sucesivas descripciones de hechos naturales. No obstante, hoy en día, lejos de haber despejado la paja del grano, la enorme cantidad de información repetitiva o superflua en la red hace que lo cierto y lo falso convivan con más frecuencia que antaño.
Dedico esta entrada a la reflexión.
Por un lado, la masiva presencia de blogueros de toda índole invade la red. Yo soy un ejemplo entre miles y miles. El trasvase de información es constante y en absoluto contrastado o respaldado por garantía alguna de credibilidad, así que el internauta ha de saber discernir entre el material valioso y el prescindible.
Hemos constatado el deseo de confirmar todo tipo de arquetipos y ensoñaciones antrozoológicas en multitud de ejemplos extraídos de la red, y algunas de nuestras entradas, como las dedicadas a noticias sobre tiburones, llamaban la atención sobre este ansia colectiva por testimoniar lo insólito. Flirtear con la mentira es otros de los temas clave de los textos que originaron la simiente de este blog.
Ejemplo: a falta de nada mejor con lo que reclamar la atención del público sobre noticias recientes, una entrada de Yahoo destaca la captura de un tiburón gigante de los que no se veían en un siglo.
La especie es calificada como extraña, pero lo cierto es que, tratándose de un tiburón peregrino, aunque cada vez más escaso, no es acertado calificarla como tal. En cuanto a lo extraordinario de su tamaño, de más de seis metros, habría que decir que, en el caso de los machos de la especie tal vez lo sería, pero las hembras, de hecho, maduran sexualmente al haber alcanzado los 8 metros, aproximadamente, y pueden llegar a superar holgadamente dicha cifra, pero algo empuja a los redactores a dejarse llevar por el impulso atávico de la sobreactuación narrativa para reclamar la atención del lector más desinformado:

tiburón peregrino: https://es.screen.yahoo.com/tiburones--ballenas-y-otras-criaturas-marinas/tibur%C3%B3n-gigante-que-no-se-200442734.html

Tiburón gigante que no se veía desde hace 100 años
por Yahoo Latinoamérica Originales 1:22 minuto(s)

James Owen junto con su tripulación atrapó una extraña especie de tiburón que media cerca de seis metros y medio de largo y con un peso de 3 toneladas. La última captura de un espécimen así data de hace casi un siglo.


Es por ello, y por muchas otras razones, que doy tanto valor a mis fuentes bibliográficas y mis fuentes online, porque valoro mucho el esfuerzo de todos aquellos divulgadores que saben deleitar al lector exigente y tocar múltiples temas de interés a través del profundo conocimiento de un área del conocimiento por limitada que parezca. La paleontología de los caracoles, aparentemente poco sugestiva para muchos, era el sólido posicionamiento del añorado Stephen Jay Gould para interconectar temas polidisciplinares de interés universal, convirtiéndolo en uno de los grandes divulgadores científicos de la historia reciente.
Creo que en el fondo nos mueven motivos similares a los que nos dedicamos a dejar constancia de nuestras lecturas y reflexiones a modo de escritorio compartido, deseando que satisfaga a nuestros seguidores en la misma medida que a nosotros nos satisfacen trabajos divulgativos realizados con rigor y, sobre todo, con pasión y cariño, algo raro de encontrar en grandes plataformas como Yahoo (pero no imposible, como hemos constatado en muchas ocasiones) y muy de agradecer en el caso de blogueros solitarios con las ideas claras acerca de qué tipos de contenidos les hubiera gustado encontrar en sus propias búsquedas. Y, ya que hablamos de Tiburones Peregrinos, os recomiendo una joya de rincón en la red: Tiburones en Galicia, de Toño Maño, quien, llevado por su pasión sobre los aspectos ictiológicos, etológicos, ecológicos, geográficos, históricos y antrozoológicos de los tiburones estrictamente en aguas gallegas, consigue ofrecernos una deliciosa mezcla de contenidos amena, fiable e interesante.

En cuanto al poder de la mentira como motor narrativo, además de que repaséis nuestros propios escritos al respecto, se me ocurre ofreceros el siguiente ejemplo de los típicos artículos de supuesta actualidad:



Niños más mentirosos, pensadores más agudos
Por Carolina |

No, ninguno queremos que nuestros hijos sean unos mentirosos. ¿Y si la mentira fuera signo de inteligencia? La capacidad para decir mentiras más elaboradas –y creíbles- es signo de poseer habilidades avanzadas en pensamiento y memoria, dicen psicólogos de la Universidad de Sheffield y la Nacional de Florida. Cuando pilles a alguno de tus hijos mintiendo, piensa que demuestra una aguda inteligencia también.

Los niños aprenden la mentira muy temprano. A la edad de 6-7 años, un niño que miente bien también revela una gran memoria de trabajo verbal y mejores habilidades cognitivas, según un estudio.Los niños aprenden la mentira muy temprano. A la edad de 6-7 años, un niño que miente bien también revela una gran …

La llamada “memoria de trabajo” contribuye a que los niños sepan mentir mejor. Y cuanto más experta y fina es esa memoria de trabajo verbal, mejor es su desempeño procesando información verbal, la necesaria para armar una mentira creíble. Por ende, un niño “mentiroso” es un niño más hábil cognitivamente.

La memoria de trabajo es un concepto utilizado por la psicología cognitiva que se refiere tanto a los procesos usados para el almacenamiento temporal de información (memoria a corto plazo) como a la manipulación de dicha información.

En la investigación, publicada en el Journal of Experimental Child Psychology según informa el Science Daily, contó con la participación de 137 niños de entre 6 y 7 años. A estos se les pasaban unas tarjetas con preguntas de “cultura popular”, que llevaban escritas en la parte posterior las respuestas con colores, así como un dibujo.

Después los dejaban solos, advirtiéndoles que no debían mirar detrás de las tarjetas. Una cámara oculta, sin embargo, los grababa: muchos dieron la vuelta para leer las respuestas. Al regresar los investigadores, los niños que habían espiado contestaban bien a las preguntas. Pero después venían las “preguntas trampa”, donde les preguntaban sobre los colores que estaban en la tarjeta o los dibujos de atrás: los que demostraron mayor memoria de trabajo verbal dieron respuestas equivocadas a estas preguntas, para ocultar que habían revisado la tarjeta.

Los chicos con menos capacidad en memoria de trabajo contestaban correctamente, y por tanto revelaban su mentira: se veían pillados.

Tiene mala prensa la mentira, pero es una habilidad propia de interacciones sociales complejas, que los niños se encontrarán en múltiples ocasiones en su vida. El estudio es especial, pero no novedoso, señalando que el niño mentiroso es también inteligente: esa capacidad de procesamiento verbal será de gran utilidad en su futuro desarrollo, le permitirá enfrentarse a situaciones de densidad de mensajes, a poner en valor y cuestionar numerosos pedazos de información para componer el prisma de la realidad (que nunca tiene una sola lectura).

Memoria y habilidades para relacionar pensamientos son importantes no sólo para sostener una mentira, también para la comprensión de textos complejos, literarios, también para comprender un buen número de interacciones humanas. Sí, la mentira puede estar “mal” moralmente. Pero es signo de algo más.

Entonces, ¿reprendemos siempre y en toda circunstancia a un niño o niña que se demuestra buen mentiroso?

https://es.tendencias.yahoo.com/blogs/pintalabios-y-chupetes/ni%C3%B1os-m%C3%A1s-mentirosos--pensadores-m%C3%A1s-agudos-120244084.html



http://mafa-elanimalinvisible.blogspot.com.es/search/label/mentira