Entradas populares

jueves, 10 de diciembre de 2015

¿Arte y sinestesia?¿Pintura para tocar? Traducir la pintura a escultura.



Retomando, de forma un tanto forzada, lo reconozco, nuestros comentarios acerca de la sinestesia como pretexto artístico, o sencillamente como tema de profundo interés, me ha parecido oportuno ofreceros un par de proyectos relacionados con ello. Si hemos de ser honestos, lo cierto es que no se trata de auténtica sinestesia, sino de traducir información visual a información táctil.
Posiblemente, la gran diferencia entre la escultura y la pintura es que ambas ofrecen información visual, pero sólo la información táctil de la escultura está relacionada directamente con la forma de lo representado. En nuestra cultura dominada por los medios visuales tridimensionales no nos es extraño conocer la mayor parte de las obras escultóricas de la historia del arte a través de reproducciones bidimensionales (dibujos, grabados, fotografías y reprografías asociadas a los libros y demás medios de divulgación visual), e incluso hemos podido disfrutar de reproducciones tridimensionales de esculturas célebres para una experiencia más aproximada a su contemplación directa.
Lo que es más atípico (salvo en las mercaderías del coleccionismo relacionado con el cómic y el cine) es la representación tridimensional de obras bidimensionales. Los invidentes dependen de descripciones verbales para imaginar las actitudes, composiciones y proporciones de las figuras representadas en los cuadros más famosos de la Historia de la Pintura, a no ser que se les ofrezcan versiones escultóricas o táctiles de dichas imágenes estrictamente visuales cosa que los proyectos relatados a continuación se han propuesto con firmeza.
Curiosamente, ambos nos llegan a través de TheCreatorsProject, pero en un caso desde su edición online en castellano y por otro desde su versión francesa.

Becky Chung, en una entrada original traducida por Rosa Gregory, nos informa sobre las impresiones "Didú", en relieve, de los creativos de Estudios Durero para una exposición apta para invidentes.

Noémie Jennifer, por su parte, nos cuenta acerca de otro curioso proyecto llevado a cabo desde una iniciativa de Unseen Art, que se ha propuesto llevar la Mona Lisa desde las 2D a 3D. El objetivo no es complacer las fantasías fetiche del renacimiento, sino permitir que los ciegos descubran las obras maestras al tocarlas. "Hay un montón de gente en el mundo que han oído hablar de la pintura clásica, pero que no tienen actualmente ni idea ni manera de saber cómo son. Ahora, los discapacitados visuales y ciegos  pueden experimentar, tener una opinión. "El proyecto se encuentra actualmente en plena campaña Indiegogo. Los partidarios pueden ganar una Mona Lisa. A continuación, tienen la opción de mantener o dar a una asociación que ayude a personas ciegas. El dinero recaudado se utilizará para crear una plataforma en línea donde todo el mundo puede descargar e imprimir el trabajo de su libre elección. "Por el momento sólo tenemos la Mona Lisa pero trabajamos en otras pinturas. Estoy muy entusiasmado con lo que vamos a hacer con los impresionistas, entre ellos Van Gogh. "Explica Marc Dillon, el instigador del proyecto.



Una exposición donde las personas ciegas pueden “ver” las pinturas a través del tacto

Imagen cortesía del Museo del Prado
El Museo del Prado de Madrid ha presentado una nueva exposición que no se limita a dejar que los visitantes únicamente observen las clásicas obras de arte, sino que por primera vez se les permite alargar el brazo y sentir los cuadros. Esta iniciativa lleva el título Hoy toca el Prado, y nace de la idea de crear una experiencia accesible a personas con discapacidad visual. “Este proyecto permite percibir la realidad de la pintura representada para recrearla mentalmente en su conjunto y lograr la percepción emocional de la obra", explica el museo en su página web.
Para crear las obras tangibles, el Museo del Prado trabajó con el estudio creativo Estudios Durero, que utilizó una técnica especial de invención propia llamada “Didú”, un tipo de impresiones en relieve que traduce imágenes digitales en obras textural que pueden tocarse. Para esta exposición, recrearon seis obras, incluyendo La Gioconda (más conocida como La Mona Lisa)La fragua de Vulcano de Velázquez, El caballero de la mano en el pecho de El Greco y El quitasol de Goya.
“En este viaje hemos aprendido la importancia que tienen los detalles, volúmenes, texturas y formas en la composición de un rostro, una montaña, una flor o una silla”, explica en el pequeño documental de aquí abajo Rubén, un invidente que trabajó como asesor en el proyecto.

Hoy toca el Prado. Didú de Estudios Durero en Vimeo.
Imagen cortesía del Museo del Prado
La fragua de Vulcano, Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, óleo sobre lienzo, 223 x 290 cm 1630 Madrid, Museo Nacional del Prado. Imagen vía
Bodegón con alcachofas, flores y recipientes de vidrio, Juan an der Hamen y León, óleo sobre lienzo, 81 x 110 cm 1627 Madrid, Museo Nacional del Prado. Imagen vía
El quitasol, Francisco de Goya, óleo sobre lienzo, 105 x 152 cm 1777, Madrid, Museo Nacional del Prado. Imagen vía
Hoy toca el Prado se puede visitar hasta el 28 de junio del 2015.
Traducción de Rosa Gregori.

Artículos relacionados:
Este proyecto artístico te deja pintar con ondas cerebrales
En Filipinas hay un museo dedicado al #ArtSelfie
Musii es un instrumento hinchable que se toca con abrazos

http://thecreatorsproject.vice.com/es/blog/una-exposicion-para-que-las-personas-ciegas-vean-pinturas-a-traves-del-tacto

S'il vous plait, touchez les oeuvres !

Toutes les images via Unseen Art
Unseen Art fait passer La Joconde de la 2D à la 3D. Le but ce n’est pas d’assouvir les fantasmes des fétichistes de la renaissance mais de permettre aux aveugles de découvrir des chefs-d’oeuvre en les touchant. « Il y a énormément de personne dans le monde qui ont entendu parler des classiques de la peinture mais qui n’ont pour le moment aucune idée, ni aucun moyen de savoir ce à quoi ressemblent ces derniers. Désormais mal-voyants et aveugles peuvent en faire l’expérience, avoir un opinion. »
Le projet est actuellement en pleine campagne Indiegogo, les backers peuvent gagner une Mona Lisa. Ils ont ensuite le choix de la garder ou de la donner à une association venant en aide aux aveugles. L’argent amassée sera utilisée pour créer une plateforme en ligne où tout le monde pourra télécharger puis imprimer gratuitement l’oeuvre de son choix. « Pour le moment nous n’avons que La Joconde mais nous travaillons sur d’autre tableaux. Je suis très excité par ce qu’on va pouvoir faire avec les impressionnistes, notamment Van Gogh. » explique Marc Dillon, l’instigateur du projet. 
Découvrez ci-dessous les images et une vidéo qui permettent de comprendre l'idée génerale de Unseen Art : 


Tout ce que vous devez savoir du Unseen Art project est sur ce site.