Entradas populares

lunes, 7 de diciembre de 2015

Escultura para fotografiar. Escultura para ver y escultura para tocar. Naturaleza y artificio.



Cuando documentamos o testimoniamos trabajos escultóricos en El Animal invisible, los motivos suelen ser básicamente dos: porque representan, reproducen o recrean especies animales o bien porque engañan a nuestros sentidos antojándosenos como reales al menos al ser incluidas en una imagen fotográfica.
Ambos casos se dan en la colaboración entre el escultor Davis Murphy y el fotógrafo Dalton Portella, ubicando piezas del primero en un paisaje costero un tanto insólito, aunque no radicalmente imposible, respecto a la imagen que solemos tener de los rinocerontes, en llanuras interiores.
Una mezcla de fascinación y desasosiego acaba por resumir muy bien nuestra visión acerca de los animales más emblemáticos al borde de la extinción. El resultado, por tanto, se mueve entre el surrealismo, el reportaje naturalista y el fotomontaje de denuncia conservacionista, pero sin necesidad de Photoshop.
El extracto de la noticia se lo debimos en su momento al Hurgador (arte en la red) de Javier Fuentes, gracias al interesante artículo perteneciente a su imparable serie sobre trabajos artísticos protagonizados por rinocerontes, que seguimos reivindicando desde aquí como uno de los archivos temáticos on line más interesantes de la red.
Puestos a aportar algo, si es que cabe, al trabajo divulgador de Fuentes, no se nos ocurre nada mejor que reflexionar sobre las fronteras entre la escultura concebida visualmente y la escultura más táctil o matérica. No es que crea que ambos conceptos no sean aplicables a cualquier manifestación escultórica, pero es evidente que el uso de las esculturas de Murphy a través del trabajo fotográfico de Portella cumple con requisitos fotográficos, apelando a sus connotaciones documentales, mientras que la presencia física de las piezas suscitaría una experiencia táctil y tridimensional diferente. No obstante, yendo más lejos, podríamos reflexionar sobre aquellas fotografías de piezas escultóricas que no precisan aclaración alguna sobre su engañosa apariencia, sino que se limitan a ser constatadas como esculturas a través incluso de su registro fotográfico, volcado entonces no en su mimetización con la escena, sino en hacer conspicuas sus texturas y características materiales.
Para seguir bebiendo de las mismas fuentes, recurramos de nuevo a Fuentes y su impagable sección de rinocerontes, seleccionando para el caso al escultor coreano Ji Yong Ho, quien emula formas de la naturaleza utilizando restos de neumáticos usados, análogamente a lo que habíamos visto en las obras de Serge Van de Put anteriormente en nuestro blog (vía Hurgador, desde luego y en otros ejemplos de escultores que recurren al reciclaje.
Serge Van De Put
 Sus obras, bien distintas, juegan con nuestra percepción y su reconocimiento de formas orgánicas para asociar a su vez la resistente dureza del caucho tratado industrialmente con la piel del emblemático unicorne, cuya frágil condición natural contrasta con la materialidad rescatada de la actividad industrial humana más emblemática: la automoción, que, literalmente, arrolla la naturaleza a su paso. No es de extrañar la masiva presencia de figuras zoológicas en el arte contemporáneo, y de forma emblemática en el caso del rinoceronte, como muy bien nos muestra Javier Fuentes en sus selecciones de El Hurgador.



Davis Murphy
En este caso, una colaboración del escultor Davis Murphy y Dalton Portella quien captura en fotografías la instalación de dos rinocerontes de resina en Dirt Lot, Montauk, New York.
"Son un ejemplo extremo de la forma escultórica", dice Murphy, "expresando puro peso y músculo."
Davis pretende llamar la atención sobre el ocaso de éstos animales al borde de la extinción por la caza furtiva. 
"Durante la investigación de la caza furtiva en África, me quedé anonadado por la aniquilación y la dureza de las imágenes que ofrecía. Era difícil mirarlas. Las fotos de Dalton expresan la posibilidad de ésta pérdida total."
Davis es un artista multidisciplinario cuyo trabajo abarca desde criaturas post-apocalípticas de fibra de vidrio, delicadas figuritas de bronce hasta enormes caballos de cobre de 90 pies. Sus años de trabajo y estudio han contribido a crear un mundo intensamente personal de visiones nada ortodoxas.
Su sitio web aquí. El de Dalton Portella aquí.



In a powerful new collaboration that takes on the nearly extinct one ton odd toed ungulate, sculptor Davis Murphy’s life size crash of rhinoceros are surreally captured on film by Dalton Portella.
Hunted for their horns that are reputed to have mythical powers, this rough beast is shown as predator and victim, loner and romantic, powerful and powerless.
Shot on the rocky shores in dead of winter Montauk, NY, the plaintive expression of these endangered megafauna shows that heavy is the head that wears the horn.
  “They are an extreme example of sculptural form, “says Murphy, “expressing  sheer weight and muscularity. It goes back to my love of tire marks on barriers on the highway, you feel the 5 tons of power behind it. I needed to capture the nuances of this huge piece by close contact on film. While researching the mass poaching in Africa, I was floored by the annihilation and finality the images offered. It was hard to look at them. Dalton’s photos express that possible total loss.”
Info from Davis' website. Portella's site here.






지 용 호  Ji Yong Ho

Ji Yong Ho
 es un artista coreano que realiza éstas increíbles esculturas reciclando neumáticos usados sobre estructuras de acero, a las que denomina "mutantes".
Nació en Corea del Sur en 1978, obtuvo su bachiller en Bellas Artes (escultura) en la Hongik University (Seúl) en 2005, y un Master en Bellas Artes en 2008 en la Universidad de New York. Ha realizado exposiciones colectivas desde 2004 e individuales desde 2007.
En su web se puede ver un amplio muestrario de su trabajo, clasificado según el tipo de seres a los que representa. Y por supuesto, varios mutantes rinocerónticos sencillamente espectaculares.
"Rhinoceros 1", acero inoxidable, neumáticos usados, 450 x 150 x 180 cm., 2009

"Rhinoceros Head 1 (Cabeza de Rinoceronte 1)", neumáticos usados, acero, madera, 'styrofoam', 
158 x 88 x 175 cm., 2007

"Rhinoceros Head 2 (Cabeza de Rinoceronte 2)", neumáticos usados, acero, madera, 'styrofoam', 
172 x 86 x 193 cm., 2007

Ji Yong Ho is a Korean artist who made these incredible sculptures by recycling used tires on steel structures which he called "mutants".
Born in South Korea in 1978, earned his Bachelor of Fine Arts (sculpture) in the Hongik University (Seoul) in 2005 and a Master of Fine Arts in 2008 at the University of New York. He has exhibited since 2004 in individual and collective shows.
On their website you can see a large display of his work, classified by type of beings esculpted. And of course, several amazing rhino-like mutants.

"Rhinoceros 1", acero inoxidable, neumáticos usados, 450 x 150 x 180 cm., 2009

"Rhinoceros 1", acero inoxidable, neumáticos usados, 450 x 150 x 180 cm., 2009