Entradas populares

sábado, 5 de octubre de 2013

La mirada de Medusa y las criaturas de piedra.

Uno de los mitos clásicos más persistente en la iconografía del arte occidental es el de Medusa, condenada por despecho divino a perder su belleza de sacerdotisa virginal y tornarse horrenda y maldita. En realidad su condena es la soledad, en una forma particular de ceguera: es incapaz de contemplar a sus antiguos semejantes vivos, porque su mirada convierte lo vivo en piedra. De todos modos, los únicos que buscan su presencia sólo pretenden matarla. La narración clásica atribuye su poder, de forma un tanto confusa, a la horrorosa fealdad de su cabeza poblada de serpientes, persistente incluso tras su muerte. Perseo utiliza la cabeza de Medusa como un arma, poseedora de una mirada mortífera para petrificar al monstruo marino al que Andrómeda ha sido ofrecida como sacrificio (Kraken, según el argumento del film "Furia de Titanes", de 1981 reversioneado en 2010, cosa que supone introducir un ser de la mitología escandinava en la mitología clásica) y lo fascinante de la historia es este juego de miradas prohibidas y formas vivas sin vida que conservan su poder de sugestión, tanto el de las víctimas petrificadas que evocan el sentido de sus formas orgánicas (como si de esculturas, restos fósiles o momias se tratase) como el del propio rostro de Medusa, imposible de ser representado con total convicción al carecer de auténtico poder petrificante pero que ofrece al artista el reto de evocar por la vía del horror y del arqutipo la parálisis de los sentidos.
El reconocimiento de formas orgánicas en los estratos preñados de fósiles, así como el reconocimiento de expresiones físicas en la escultura figurativa, se conmueven en la coexistencia de los indicios de la vida y la muerte. Polvo eres y en polvo te convertirás, pero el polvo compactado en forma de piedra que conserva las formas animales de los animales intoxicados por las aguas del lago Natron evocan, además, la laguna estigia que separa el mundo de los vivos del mundo de los muertos.
El arte figurativo siempre ha evocado la apariencia física de las formas vivas mediante materiales inertes. Tal vez por ello las distintas formas de bioarte intentan renovar en los últimos tiempos esta ancestral condición del trabajo artístico.
La escultura puede evocar formas animales paralizadas en el tiempo. La fotografía utiliza el material de la luz para dominar su auténtico medio de exprsión: la detención del tiempo. Es por ello que la fotografía de una escultura, como hemos observado en entradas anteriores, tiene un extraño poder amplificador de la rotura de la rigidez motriz de la propia escultura.
Teniendo todo esto en cuenta, y una vez teniendo noticia de la existencia de este auténtico "lago de la muerte" que constituye el Natron, en Tanzania, no es difícil adivinar el interés de un fotógrafo como Nick Brandt en documentar el lugar como fuente de hallazgos dramáticos y expresivos. Animales repentinamente calcificados por un insólito proceso natural en un entorno peculiar que se torna escenario dramático. Una extraña fotografía tridimensional de lo que una vez estuvo vivo en el escenario de la foto. Brandt ejerce como Magritte en sus series de cuadros dentro de cuadros, la realidad reinscrita.

Mafa Alborés










Un 'lago de la muerte' convierte a los animales en estatuas


Publicado: 2 oct 2013 | 9:44 GMT Última actualización: 2 oct 2013 | 15:47 GMT


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/107301-lago-muerte-animales-estatuas-fotografo

El lago Natron, en el norte de Tanzania, tiene una característica inquietante: convierte a los animales en estatuas, informa el portal 'New Scientist'.
Estos animales 'petrificados' los encontró el fotógrafo Nick Brandt, que descubrió aves y murciélagos perfectamente conservados en la orilla del Natron.

"No podía parar de fotografiarlos. No se sabe la causa exacta de la muerte de las aves, pero parece que el extraño reflejo que produce la superficie del lago las confunde, y estas se precipitan al agua de la misma manera que algunos pájaros chocan contra los cristales de una ventana", dijo Brandt a 'New Scientist'.

Las obras de Brandt están publicadas en su libro 'A través de la tierra devastada' ('Across the Ravaged Land') y se han mostrado también en exposiciones en Nueva York, Los Ángeles y Santa Fe.

El lago Natron no es el mejor lugar para vivir. Su agua alcanza temperaturas de 60 grados y tiene un nivel de alcalinidad de entre 9 pH y 10 pH. El lago toma su nombre del natrón, o carbonato de sodio, una sal proveniente de la ceniza volcánica acumulada en el Gran Valle del Rift. Los animales que se sumergen en el agua mueren y quedan calcificados, afirma 'New Scientist'.

Sin embargo, hay especies que se han adaptado y viven en el lago Natron, como algunas especies de peces del género tilapia. Además, millones de flamencos anidan regularmente en sus aguas. El Natron es el único lugar del mundo donde se reproducen los flamencos chicos o enanos.


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/107301-lago-muerte-animales-estatuas-fotografo


(RT -actualidad-ciencia)











Extraído de LiveLike:



Any Animal That Touches This Lethal Lake Turns to Stone.
There's a deceptively still body of water in Tanzania with a deadly secret—it turns any animal it touches to stone. The rare phenomenon is caused by the chemical makeup of the lake, but the petrified creatures it leaves behind are straight out of a horror film.

Photographed by Nick Brandt in his new book, Across the Ravaged Land, petrified creatures pepper the area around the lake due to its constant pH of 9 to 10.5—an extremely basic alkalinity that preserves these creatures for eternity. According to Brandt:

I unexpectedly found the creatures - all manner of birds and bats - washed up along the shoreline of Lake Natron in Northern Tanzania. No-one knows for certain exactly how they die, but it appears that the extreme reflective nature of the lake’s surface confuses them, and like birds crashing into plate glass windows, they crash into the lake. The water has an extremely high soda and salt content, so high that it would strip the ink off my Kodak film boxes within a few seconds. The soda and salt causes the creatures to calcify, perfectly preserved, as they dry.

I took these creatures as I found them on the shoreline, and then placed them in ‘living’ positions, bringing them back to ‘life’, as it were. Reanimated, alive again in death.

The rest of the haunting images follow and they feature in Brandt's book, available here. Or, you could go and visit for yourself—but keep a safe distance from the water, please. [New Scientist]



Read more at http://www.liveleak.com/view?i=841_1380731869#f3jhsxIPHzqyDOL7.99