Entradas populares

martes, 9 de diciembre de 2014

Britta Jaschinski. Fotografía animal perturbadora.

Britta Jaschinski es una fotógrafa conocida especialmente por el uso de sus imágenes en campañas de la Captive Animals Protection Society,  y que ha recibido el premio internacional Animal and Nature Photographer gracias a su atípica visión de este tipo de trabajos, con un estilo muy alejado del estandar habitual, ligado a ópticas espectaculares, fotografía en color de alta calidad y nitidez extrema.

Como decía Steve Baker respecto al trabajo de esta alemana, "En lugar de prescribir (o proscribir) cómo debe verse el animal, otros artistas también han participado en el juego de lo visible y lo invisible, y el cuestionamiento de lo que se ve. Una alerta sobre el trabajo difícil y crítico de la representación de los animales, las fotografías de Britta Jaschinski a veces crean ambigüedades productivas exactamente de este tipo. El agudo enfoque de su actual serie Wild Things, como en el  nebuloso imaginario de la maravillosa serie Bestias que la precedió, los espectadores son susceptibles de malinterpretar la evidencia ante sus ojos. No se ha podido averiguar cómo se han realizado las fotografías, que a menudo han sugerido que las fotos de perfil de los rinocerontes o elefantes en Wild Things muestran animales disecados en lugar de vivos. 
Britta Jaschinski
Algunos de estos animales han sido fotografiados en zoológicos, otros en el medio silvestre. Con la supresión de los antecedentes y el contexto, esta distinción significativa también se borra - y con ella, la dudosa noción que se vendía con demasiada frecuencia que el "animal de zoológico" es, en cierto sentido, un animal no real."

Así lo hacíamos constar en una entrada reciente dedicada al interesante trabajo teórico de Baker sobre la presencia de los animales en el arte y aunque lo cierto es que dedicarle una entrada en nuestro blog es un tanto tardío, dado los temas que ha trabajado mayormente, y la reputación que sus premios le han otorgado, creemos que su mención es más merecida que la que hemos hecho a artistas y fotógrafos de la vida salvaje como Nick Brandt,  Gregory Colbert o Sabastiao Salgado, ejemplos de fotografía técnicamente preciosista y, sobre todo en los casos de Colbert y Salgado, postproducidas hasta la extenuación. Las fotos de Jaschinski, de espartano blanco y negro, no son siempre un alarde de precisión fotométrica, pero sabe reconocer las más accidentales e imperfectas, y no disimula en absoluto el abrupto revelado digital a las que a menudo las somete, como la selectiva sobreexposición del lince en su dormitorio del zoo para convertirlo en una presencia fantasmal, o espiritual si se prefiere, en un encierro artificial, agudizando la denuncia detrás de la imagen.

Indudablemente, posee un don para la composición del encuadre, que la empuja a buscar soluciones a menudo poco canónicas que dejan al espectador espacios escénicos intencionadamente vacíos para que sus espectativas los llenen de sentido, a menudo de desesperanza. Otras veces, no obstante, de pura y dura empatía con el duro encierro de las criaturas o con inexplicable belleza plástica.



Me he limitado a seleccionar las imágenes que, por una razón u otra, me parecen, personalmente, las más  significativas o peculiares de su producción, pero recomiendo que visitéis con calma su web o que le echéis un vistazo al vídeo en el que ella misma nos habla de su trabajo.