Entradas populares

jueves, 14 de abril de 2016

Anatomía comparada y caricatura. Jason Freeny, Michael Paulus, Hyungko Lee y otros.

Jason Freeny


Michael Paulus
Por regla general, el arte figurativo se focaliza en reproducir o representar el aspecto superficial de los sujetos y objetos. No obstante, en el caso de la recreación de figuras humanas y zoológicas, el aprendizaje acerca de las estructuras internas de los cuerpos pasa por el conocimiento de la ilustración científica basada en estudios de anatomía interna. Los cuerpos desollados han servido de modelo para reproducir el aspecto que presentan huesos, músculos, nervios y demás órganos internos para comprender, desde el punto de vista del artista, el porqué de la motricidad específica de cada especie o individuo, el porqué de cada relieve que aflora en su piel, la exacta colocación de los huesos, qué músculo se contrae en una determinada pose, cómo se compensan los pesos para equilibrar el cuerpo en tal o cual posición, etc.
El conocimiento gráfico de la anatomía humana y animal acabó desembocando en plena era de la ilustración en lo que hoy conocemos como anatomía comparada gracias a la labor de estudiosos como Buffon o Cuvier, debido en gran parte a su capacidad de observación sustentada en sus notables dotes para el dibujo. El arte y la ciencia casi siempre han ido de la mano. De hecho, ya en la antigüedad clásica, los escultores griegos demostraban un apabullante conocimiento de la mecánica anatómica y el preciso comportamiento de los diferentes grupos musculares, a veces incluso los más minúsculos o aparentemente insignificantes.

Michael Paulus
Muchos son los estudios anatómicos de grandes artistas que han pasado a la posteridad, y no pocos los ejemplos de obras acabadas inspiradas por los esquemas gráficos propios de la didáctica encaminada a recordar las interacciones mecánicas entre huesos y músculos. Una vez que estas imágenes desolladas son bien conocidas, no sólo sirven de base para la realización de obras naturalistas, sino también, en ocasiones, un fin en sí mismas. Hyungko Lee, por ejemplo, en busca de una cierta coherencia anatómica que justifique las estilizaciones propias de personajes bien conocidos de los dibujos animados.

Jonathan Latiano
Otros, como Jonathan Latiano, se inspiran en las formas leñosas de los restos vegetales para forzar claras analogías con esqueletos de forma bastante oportuna, dado que en su caso recreaba esqueletos de delfines fluviales con restos arbóreos muertos arrastrados por las corrientes de los ríos que antaño habitaban. Evocando las representaciones plásticas de los museos y gabinetes de historia natural llegamos a ejemplos como los exquisitos acabados de las recreaciones de los Blaschka finalmente fotografiadas por Guido Mocafico que mostrábamos en nuestra entrada precedente, pero, tratándose de invertebrados, no hay huesos y los órganos internos se intuyen por el carácter traslúcido de sus cuerpos.


Hyungko Lee
El humor, la ironía, han alimentado los trabajos de artistas como
Un ejemplo de especulación anatómica notable es el de las obras de Jason Freeny, a quien injustamente no habíamos dedicado todavía comentario alguno. Freeny nos demuestra que la caricatura es aplicable a la anatomía y viceversa: la anatomía puede ser deducida con cierta coherencia o rigor científico a partir de caricaturas o de personajes imaginarios.
Michael Paulus
No es esencialmente diferente de lo que hace también Michael Paulus en sus dibujos anatómicos de personajes de los cómics y los dibujos animados, pero sin duda, al tocar las volumetrías con sofisticadas técnicas, consigue sacarles las tripas a las típicas reproducciones comerciales de dichos personajes, adaptándose al particular estilo formal en los que se basa cada uno, desde la ortogonalidad de los personajes basados en piezas de Lego hasta las redondeces propias de los muñecos hechos con globos inflables, en claro homenaje a ciertas obras de Jeff Koons.

Jason Freeny

Así, si Patrick Gries consigue piezas de arte fotográfico a partir de autenticas preparaciones de estudios óseos, Hyungko Lee se imagina cómo sería hacer exactamente lo mismo con anatomías caricatrurizadas como los personajes de Disney o de las Looney Toones de Warner.
De Freeny os ofrecemos una selección de trabajos (difícil, porque su producción es muy extensa, tanto en forma de escultura o volumetría física como en diseños 3D digitales) y un extracto de un interesante artículo con entrevista publicado originalmente por Iris Hoekstra para The Creator's Project. A continuación, una muestra de los dibujos de Michael Paulus que hemos añadido a un artículo orginal de decicado al dibujante.



http://www.moistproduction.com/Menu/index.html




















http://thecreatorsproject.vice.com/es/blog/hablamos-con-el-tipo-que-esculpe-las-entranas-de-juguetes

Hablamos con el tipo que esculpe las entrañas de juguetes

Todas las imágenes cortesía del artista. 
Jason Freeny nunca estudió anatomía, pero conoce con todo detalle cada rincón de las entrañas de Super Mario. El artista ha pasado los últimos cinco años abriendo juguetes por la mitad para llenarlos de arcilla y esculpir cada uno de sus huesos, articulaciones y órganos, descubriéndonos el interior de nuestros personajes más queridos.
Freeny aprendió los secretos del oficio de su padre, que fue profesor de escultura. Durante la mayor parte de su vida, mostró poco interés en la materia debido en gran medida al alto nivel de dedicación que requiere, así que decidió estudiar diseño industrial y acabó encontrando trabajo como ilustrador digital. Fue durante este periodo de su vida cuando creó por primera vez un render de las entrañas imaginarias de un muñeco hecho con globos.
Tras cuatro años de experiencia como ilustrador, Freeny perdió su trabajo como consecuencia de la recesión económica. A los seis meses de desempleo, se quedó sin dinero y empezó a esculpir para intentar salir de su desesperación financiera. Pronto descubrió que lo que ganaba cada día con sus esculturas era menos de lo que ganaría al día siguiente. Empezó comprando un Dunny de unos 7,5 cm de Kidrobot, lo abrió, lo llenó de arcilla, esculpió los huesos y órganos del juguete y acabó vendiéndolo en Ebay por unos 45 euros, tres veces más de lo que se había imaginado. Ahora, el precio que pagan los compradores de sus esculturas ronda los 15.500 euros, y varias empresas compiten por llevar su arte a la producción en masa.
The Creators Project habló con el artista sobre las técnicas que utiliza para la creación de sus esculturas, su fascinación por la anatomía y sus planes para introducir sus esqueletos de juguete en el gran mercado.
The Creators Project: Hola Jason, ¿es cierto que utilizas instrumentos dentales para crear tus esculturas?
Jason Freeny: Sí, y también utilizo unas herramientas para tallar calabazas que encontré en una tienda. Pillo cualquier cosa que funcione, pero utilizo muchos instrumentos dentales.
¿Y qué tipo de arcilla utilizas?
Utilizo arcilla epoxi para llenar los juguetes. Esta arcilla se endurece sin necesidad de hornearla y es como si estuvieras esculpiendo con chicle porque es muy blanda. Al principio no me gustaba nada, pero después de hacer las tres primeras esculturas me acostumbré a ella y ahora es la única que uso.
¿Cuánto tardas en crear una escultura?
Por lo general, de un mes a seis semanas, pero depende del tamaño y el detalle. Al principio utilizaba arcilla polimérica para llenar los juguetes, que se endurece más fácilmente en el horno y así me llevaba menos tiempo esculpir todos los órganos. Pero eso me limitaba a utilizar juguetes de vinilo, porque es un material que no se derrite tan rápidamente al calentarse. Algunas partes del cuerpo de una Barbie se derriten de forma inmediata, porque está hecha de tres tipos de plástico diferentes. La arcilla epoxi tarda de 7 a 12 horas en endurecer, así que me lleva mucho más tiempo acabar una escultura, pero vale mucho la pena.
¿Cuántas esculturas logras hacer al mes?
Hago de tres a cinco esculturas al mes, depende de mi agenda personal. Además de artista, soy padre y me encargo del cuidado de mis hijos. A menudo trabajo con cinco esculturas al mismo tiempo hasta que los críos llegan a casa, entonces me tengo que ocupar de ellos, les doy de comer y cuando los puedo dejar solos intento adelantar un poco más de trabajo si tengo tiempo.
¿Se venden al instante las esculturas?
A veces no consigo vender nada en tres meses y otras vendo cuatro esculturas en un mes. Una vez vendí seis esculturas en una sola noche, depende de quién las encuentre y el interés que tenga en comprarlas.
¿Qué tipo de personas compran tus esculturas?
Mucha gente de los Estados Unidos, China y Alemania, sobre todo coleccionistas y fanáticos de los juguetes. Por ejemplo, la última Barbie anatómica la vendí a un centro de cirugía plástica, que no ven mi arte como un juguete, pero una vez un tipo compró unas cuantas esculturas por casi 3000 euros para su hijo de 3 años. Cosas así pasan, pero no es lo normal.
¿Cuáles son tus esculturas favoritas?
En realidad, es siempre la última que hago, pero si hablamos de los juguetes anatómicos curiosamente me suelen gustar las esculturas que se supone que tienen un cuerpo humano, como Barbie o Mario. Creo que la de Mario es mi favorita, porque en teoría es un hombre adulto pero tiene unas proporciones que le hacen parecer muy mono, así que acabé pensando en él como un niño y eso fue bastante interesante.    
Si quisiera comprar la Barbie anatómica, ¿podría hacerte un pedido para que hicieras una réplica de la escultura?
Hasta ahora he hecho cuatro Barbies anatómicas y algunos de los diseños los retiro y no los vuelvo a hacer. Pero sí, por supuesto siempre estoy abierto a encargos especiales.
¿Así que estás dejando de hacer estos juguetes anatómicos?
Bueno, llevo cinco o seis años haciéndolos y se está haciendo algo repetitivo. He pasado a otras cosas y ahora mismo estoy trabajando con mis propios personajes, pero eso no significa que no vaya a hacer juguetes anatómicos nunca más. Lo curioso es que cuando por fin me decidí a aparcar estas esculturas, empecé a recibir solicitudes de grandes empresas que querían que “anatomizara” sus juguetes para producirlos en masa.
Vaya, ¿entonces tienes planes importantes para el año que viene?
Bueno, habrá nuevos juguetes pronto. Tengo las esculturas sobre un estante justo encima de mi cabeza, pero no te las puedo enseñar. Las hice el año pasado, pero la empresa las está produciendo ahora. Solo puedo decirte que son personajes muy conocidos y los está produciendo la compañía que diseñó...
Visita la página de Facebookde Freeny para estar al tanto de sus futuros planes.
Traducción de Rosa Gregori.

Artículos relacionados:
Un artista esculpe diminutas obras maestras en la punta de un lápiz
La “Barbie alternativa” cobra vida
Estas esculturas retorcidas ponen partes del cuerpo en lugares equivocados