Entradas populares

jueves, 5 de noviembre de 2015

bioarte / biograffiti. Anna Garforth.




Ya hace bastante tiempo que Romina Bevilacqua, entre otros, (en su caso ella nos lo cuenta desde UPSOCL verde) se han fijado en los trabajos de Anna Garforth, una artista polifacética bastante centrada en cuestiones relativas a la sostenibilidad ecológica y a la reivindicación de la no invasión del mundo natural invirtiendo los términos, de modo que la naturaleza invada las intervenciones artificiales. Aunque su trabajo habitual se centra en una agencia de publicidad en el Este Londinense, participa regularmente en exposiciones con piezas frecuentemente alusivas a nuestra relación con el mundo natural, y también ha sido autora de instalaciones e intervenciones en el espacio urbano y limítrofe.
Las disciplinas que utiliza van desde el diseño gráfico hasta la escultura, pero siempre busca una potente inculación con la naturaleza o con elementos y procesos naturales. Es por ello que ha flirteado con el Bioarte en algunas de sus producciones, como el caso de Beta, un logotipo realizado en un cultivo bacteriano fluorescente sobre una placa de petri, o una serie de trabajos murales o graffittis realizados con musgo auténtico y vivo, gracias a un procedimiento que explicamos más abajo.


Partiendo de la premisa de la invasión del mundo natural por deshechos de la actividad humana, Garforth, en obras como Wild at Heart (La Naturaleza en el Corazón), nos recuerda que incluso las producciones e intervenciones artísticas son una invasión del mundo natural. Así, partiendo del artificio del lenguaje escrito, presente en la publicidad y en el papel impreso (ese papel de origen vegetal que acaba por ser uno de los principales deshechos presentes entre la vegetación del planeta) expresa muy gráficamente el paradójico mensaje de la frase impresa en un papel arojado sobre la hierba y fotografiándolo, o diseñando sobre una alambrada de una zona rural (un recurso que ya había utilizado en otros proyectos más genuínamente urbanos) un improvisado bitmap textual reproduciendo la misma frase a sabiendas que con el tiempo la intervención será fagocitada por la vegetación circundante







BETA: Un logotipo creado usando bacterias bioluminiscentes. Fue fotografiado en la oscuridad cuando se encontraba en estado de luminiscencia brillante. Las bacterias se inocularon en una placa de Petri de antemano y luego aplicadas a través de una plantilla para crear el logo. Todas las ilustraciones fueron creadas y fotografiadas en un laboratorio.


En otras ocasiones, el aspecto biológico de sus trabajos era la posibilidad de ser procesados metabólicamente, es decir: eran comestibles, como el caso de carteles realizados con tipografías elaboradas mediante técnicas de repostería.



Si al inicio de este post mencionaba a Romina Bevilacqua es precisamente porque su comentario resume el entusiasmo que los trabajos de Garforth despiertan en cualquier amante de lo natural y sostenible como enriquecedor y deseable:

Este es el mejor proyecto “hazlo tú mismo” que verás hoy. ¡Yo ya quiero hacerlo en casa!
No estoy de acuerdo con aquellos que rayan ilegalmente las paredes o portones de casas, edificios y monumentos con firmas y frases hechas con aerosoles –otra cosa son los graffitis hechos por profesionales–, pero este arte callejero me pareció genial. No sólo es agradable a la vista, sino que además es suave, no contiene tóxicos, se puede remover fácilmente y…¡está vivo!
Cuando vi por primera vez lo que (Anna Garforth) hacía, no comprendí de qué se trataba. Luego vi los resultados que puede obtener y quedé simplemente impresionada. El musgo graffiti es respetuoso con el medio ambiente, ya que no utiliza ningún tipo de aerosoles; lo que la “pintura” necesita es sólo un poco de agua para prosperar. Esta es una receta de cómo hacer tu propio grafiti de musgo. Sólo debes tener en cuenta que la elección del espacio adecuado para el arte callejero es muy importante también, ya que, en cualquier caso, el vandalismo es un delito.

Para empezar sólo necesitarás:

 

 3 tazas de musgo (lavado, libre de partículas del suelo)

2 tazas de suero de leche o 2 tazas de yoghurt (debe ser yoghurt natural)
2 tazas de agua o cerveza
Media cucharadita de azúcar
jarabe de maíz (opcional)
una licuadora (que es probable que no quieras utilizar para otra cosa)

 


1. Lo primero que debes hacer es lavar el musgo. Asegúrate que no esté seco

2. Colócalo en la licuadora y mézclalo con los demás ingredientes


3. Debería quedar una especie de líquido un poco espeso como el que ves en la fotografía


4. Ahora con una brocha haz el diseño que quieras en la pared. Asegúrate de que sea un lugar húmedo y con sombra al que no le llegue el sol directamente. Y que la superficie sea porosa

5. Con el tiempo y gracias a la humedad, el musgo irá creciendo sobre tu diseño

6. Si lo tienes en casa preocúpate de rociarle un poco de agua para que no se seque y crezca bien


7. Y podrás tener resultados tan impresionantes como estos





8. Anna Garforth incluso llevó esta técnica a nivel profesional. Ahora le han encargado estos graffitis vivos para decorar paredes en festivales




http://www.upsocl.com/verde/el-hizo-el-proyecto-mas-genial-y-posiblemente-ilegal-que-he-visto-el-resultado-es-lo-mejor/?utm_source=FBppal&utm_medium=Facebook&utm_campaign=fb


http://www.annagarforth.co.uk/