Entradas populares

sábado, 14 de febrero de 2015

Imágenes manchadas e imágenes de gatos manchados. Actualización a cargo del guepardo del Sahara.

Otra de las imágenes obtenidas durante el estudio.<br /><i>Credito: Farid Belbachir/ZSL/OPNA</i>


Las subespecies raras no importan demasiado a quien crea que su extinción no afecta a la continuidad de su especie, o, lo que es peor, que la continuidad de su especie compensa la desaparición de una variedad no excesivamente diferente de la predominante. De hecho, el concepto de subespecie, para los profanos en biología se confunde con la de raza y sus fronteras filogenéticas no se muestran claras si no son muy evidentes iconográficamente.

Vivimos tiempos críticos para la biodiversidad y la caza indiscriminada intenta ser limitada o eliminada por los organismos protectores. Sin embargo, y por desgracia, la rareza de un animal lo convierte en pieza más cotizada para su caza o su captura, lo que incluye la captura fotográfica, una forma supuestamente venial de agresión a la existencia del animal.

Os ofrecemos una actualización de nuestras imágenes manchadas de gatos manchados para traer a colación la reciente publicación de las capturas fotográficas del raro guepardo del Sahara, subespecie del guepardo común que se encuentra, según los expertos, al borde de la extinción.


Extraemos la noticia de un post de José de Toledo para Apuntes de la Naturaleza, a través de Yahoo, y, a continuación, os refrescamos otras noticias que ya habíamos complementado con nuestros artículos sobre la imagen de los felinos con motas. Por cierto, en la reciente revisión que la red ha hecho de las imágenes de apariencia fotográfica intrauterina producidas por Peter Chin para National Geographic en 2006 (resucitadas recientemente por una publicación digital), la imagen correspondiente a un feto de leopardo creo entender que se corresponde, en realidad, con la de un guepardo. Creo que debemos seguir insistiendo en nuestro empeño por instruir en la medida de lo posible en la distinción de la diferentes especies felinas moteadas, o cuando menos en su identificación icónica, a todas luces problemática. Ah! Y con las imágenes intrauterinas de National Geographic volveremos en próximas entregas.

Mafa Alborés



Fotografían al raro guepardo del Sahara

Este felino, casi desconocido y del que no se tenían apenas imágenes, se encuentra al borde de la extinción



De | Apuntes de Naturaleza – jue, 5 feb 2015
Fotografía de infrarrojos del guepardo del Sahara.<br /><i>Crédito: Farid Belbachir/ZSL/OPNA</i>
Un desierto no parece el sitio más prometedor para encontrar ninguna especie interesante. Vaya, tendemos a pensar que no es más que un gran espacio vacío. Y sin embargo, tienen una muy interesante biodiversidad. Un ejemplo de ello es el guepardo del Sahara, del que recientemente se han conseguido las primeras imágenes. Como suele ocurrir en estos casos, obtener fotografías de este animal no ha sido sencillo. Ha hecho falta desplegar una red de cámaras de fototrampeo. Se trata de aparatos que disparan fotos de manera automática cuando detectan algún animal.
[Te puede interesar: La vida salvaje en el Sahara, al borde del colapso]
Gracias a estas imágenes se ha podido saber algo más de uno de los carnívoros más desconocidos del planeta. El guepardo del Sahara (Acinonyx jubatus hecki) es prácticamente un desconocido tanto para el público general como para la ciencia.
Y por buenos motivos. Primero, porque son pocos. Siempre lo han sido, aunque ahora están peor que nunca. A penas quedan 250 individuos. Que además se reparten un territorio muy extenso. Tampoco ayuda que sean animales nocturnos y que evitan en lo posible el contacto con humanos.
Hasta ahora, todo lo que se sabía – o creía saberse – sobre este animal era por vías indirectas. Por lo que decían los pobladores de la zona, y por lo que la lógica imponía. El problema es que ni la gente es tan fiable, ni la lógica tan aplastante.



Aunque en este caso las cosas cuadran. Por lógica, tenía que ser un animal nocturno. Durante el día hace demasiado calor como para campar por el desierto. Los datos demuestran que no lo hace.
Otra cuestión de la que los científicos estaban razonablemente convencidos era de que necesitaban mucho espacio. Como ya hemos dicho antes, el desierto no es conocido por ofrecer grandes oportunidades. Hay poca comida, pocas fuentes de agua y muy poco refugio.
[Te puede interesar: El curioso canto del sapo de desierto]
Cada guepardo del Sahara utiliza un área de campeo – una región que visita frecuentemente – muy amplia. Pero no se trata estrictamente de un territorio. Varios animales pueden emplear partes de mismo área de campeo, pero en un territorio sólo hay un animal.
En realidad no se puede decir mucho más. Es decir, por desgracia no se ha podido deducir mucho más de esta especie. Y es una pena, ya que se trata de un interesante felino adaptado a uno de los ambientes más duros del planeta.
Gracias a las imágenes obtenidas, y a la publicación de un estudio, los responsables del proyecto de conservación del guepardo del Sahara esperan recibir ayuda para entender mejor a este animal, su comportamiento y su ecosistema. O como mínimo, que a la gente empiece a sonarle que existe. Esperemos que no sea demasiado tarde.





Os dejo ahora con las anteriores versiones actualizadas de otro de los posts estrella de este blog: