Entradas populares

jueves, 14 de julio de 2016

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís. (proyecto Animal Invisible IV)


Mafa Alborés: Trampas fotográficas/Alce (diorama fotográfico en 3D -anaglifo-)


Seguimos la estela de anteriores entradas dedicadas a nuestras particulares reflexiones sobre la particular estética de las trampas fotográficas o trap cameras ("El Animal Invisible: huellas, indicios y vestigios", un proyecto de Mafa Alborés (II) http://mafa-elanimalinvisible.blogspot.com.es/2015/07/el-animal-invisible-huellas-indicios-y_6.html)

En esta ocasión os ofrezco un nuevo aperitivo de mi proyecto personal al respecto, que forma parte de otros trabajos propios inspirados por determinadas formas de representación y reproducción de formas zoológicas en ámbitos expositivos científicos y museísticos que van desde la taxidermia hasta los moldes escultóricos, desde los fósiles hasta los recipientes de preservación de ejemplares biológicos. 

George Shiras
El referente por excelencia de las trampas fotográficas es George Shiras, ya que es considerado el pionero de esta técnica, y hemos de reconocer que dejó el listón muy alto tanto desde el punto de vista técnico como artístico (ya no digamos estrictamente naturalista). Como ya constatamos en un artículo anterior, su más digno seguidor es casi sin lugar a dudas Steve Winter, que va más allá de la iluminación dura y frontal de los flashes vinculados a esta tipología de equipos automatizados con sensores de infrarrojos. Winter coloca sus luminarias de forma estudiada para lograr un efecto más artístico y simultáneamente más preciso y detallado. Es una especia de Caravaggio de la fotografía naturalista, sea ejecutando él mismo el disparo o confiándolo a equipos dotados de sensores de movimiento y seleccionando sabiamente el material obtenido, en color incluso para las tomas nocturnas, arrancándole secretos a la oscuridad de la noche con resultados impactantes, muy vistosos y de alta calidad. 
Como ya he explicado con anterioridad, la toma de conciencia acerca del hecho de que nuestro conocimiento del mundo natural ha estado vehiculizado por el medio fotográfico y sus derivados cinemaográficos y videográficos durante el siglo pasado hasta hoy en día me ha servido de argumento para inspirar estética de mis propias trampas fotográficas.
Steve Winter

Me gusta el doble sentido que adquiere la expresión "trampa fotográfica". Estrictamente se trata de una trampa que roba una imagen al animal que pasa ante la cámara-trampa, recordándonos la analogía entre captura cinegética y captura fotográfica, entre disparo de obturador y disparo de arma de fuego. El alcance de la luz del flash, duro y frontal cuando se trata de equipos estándar, otorga un fondo oscuro a las capturas nocturnas, y una peculiar y misteriosa estética condicionada también por el característico brillo sobreexpuesto de los ojos del animal (en el caso de las fotos de Winter, por ejemplo, este rasgo queda eliminado por la elección de ángulos alternativos de iluminación). Otra peculiaridad de estas fotografías trampa es que suelen ser en blanco y negro para economizar recursos de memoria digital y porque no buscan resultados estéticos, sino estrictamente documentales para trabajos de campo, aunque incluso entre este tipo de imágenes se dan casos muy llamativos e icónicamente potentes. Imitar en estudio la estética característica de este tipo de fotografías es una falsificación en toda regla, y hacerlas pasar por auténticas sería hacer trampa. Constituirían una trampa fotográfica, así que conceptualmente se produce una especie de paradoja o verbigracia que no querría dejar escapar.
También expliqué en su día que fueron ciertas palabras de mi hijo lo que me encendió un deseo de jugar con diversos recursos plásticos inspirados en los modos expositivos y divulgativos de los museos de historia natural. Efectivamente, Pau, con apenas ocho años, me planteó, al igual que nosotros sabemos de especies extintas a través de restos arqueológicos, fósiles, pinturas rupestres etc., las generaciones venideras se encontrarán con infinidad de reproducciones de plástico de juguetería y coleccionismo, con fotografías en libros impresos de los que no resultará fácil distinguir las especulaciones digitales de los auténticos registros fotográficos, y que todo ello será mucho más abundante que los ejemplares vivos o muertos de las escasas especies que sobrevivan al impacto humano. Evidentemente, Pau no lo expresó de forma tan sesuda, sino mucho más espontánea y, sin duda, más clara y precisa de lo que yo pueda resumir.
Así pues, tal y como mostré hace un tiempo, iniciamos una serie de trabajos plásticos y fotográficos encaminados a imitar o cuando menos evocar piezas documentales propias de un museo o de una publicación de carácter naturalista. Seguimos en ello, por pura diversión, y Pau ya ha reclamado su propia mesa de bodegón de estudio para recrear mediante dioramas escenas con animales de su colección. Además, en esta ocasión, se ha estrenado con el uso del flash de cámara, liberándose de mi supervisión como iluminador y limitándose a encuadrar y enfocar como a él le ha dado la gana y así, cerca ya de cumplir los diez, y sin grandes conocimientos de metodología fotográfica, ha hecho su propia serie que despuésyo edité ligeramente con Photoshop para potenciar ciertos aspectos característicos de este tipo de imágenes, como los fondos subexpuestos y los ojos reflectantes. Hemos empleado figuras de las empresas Papo y Schleich, principalmente, por su fidelidad naturalista, y ya que se trataba de realizar un trabajo asequible para un niño, me he distanciado del intento por alcanzar el hiperrealismo. Creo que está bien que se note que se trata de montajes, de trampas fotográficas, algo que se disimula en el caso de las versiones estereoscópicas anaglifas al verlas sin gafas adecuadas, pero que en cambio se evidencia mucho más al emplearlas.



Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís


Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís
¿Un jaguar acechando a un tapir? Esto sería un auténtico obsequio, con dos especies tan raras y esquivas, sobre todo teniendo en cuenta el peligro de extinción del tapir sudamericado, pero lo que delata nuestra trampa fotográfica es que el tapir aquí reproducido es malayo. Se trataría, pues, de una escena más que improbable.


Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís
Si esta foto fuera real, constituiría un documento de gran valor, ya que supondría que el representante por excelencia de las especies extinguidas por el hombre, el Dodo, todavía habita algún escondido rincón de Mauricio. Para un naturalista o para cualquiera que sepa reconocer e identificar la especie concreta, la imagen tendría un significado totalmente distinto que para un lego en la materia. Este recurso está muy bien evocado por Daniel Nettheim en su film "El último cazador" ("The Hunter", 2011) cuando el personaje interpretado por Wilhem Dafoe descubre el contenido de las cámaras trampa de un predecesor en busca del último lobo de tasmania. De hecho, la confusión entre material falsificado y recreaciones digitales convincentes de diversa índole, siguen alimentando el mito de la pervivencia del extinto tilacino o tigre de Tasmania aumentando el precio de su cabeza. La cotización de las joyas naturales aumenta con su escasez y agrava el problema conservacionista. Hablar de ello mediante una imagen pensada para buenos entendedores forma parte de las intenciones de este proyecto, entre otras cosas, y creo que nos daremos por satisfechos si sencillamente conseguimos colar alguna de nuestras imágenes en el buscador de Google asociada a la búsqueda trap camera, cámara trampa o trampa fotográfica. Ni que decir tiene que nuestro deseo es que no sean necesarias trampas fotográficas para ver variedad de especies animales, o que éstas sean abundantes y auténticas, no fruto del artificio.




Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís

Trampas fotográficas por Mafa Alborés y Pau F. Luís