Entradas populares

martes, 23 de abril de 2013

El panda que vuela.

Uno de los artículos más visitados de este blog, y uno de los que más disfruté elaborando, es el referido a animales blancos, negros y blanquinegros como susceptibles de inspirar las preferencias de artistas gráficos que empleen técnicas monocromas (ya sea negro sobre blanco o blanco sobre negro), particularmente aquellas formas reprográficas que emplean una sola tinta plana. Podéis verlo en forma de entrada de este blog, o en su ubicación como página selecta de el texto propio en el que baso el desarrollo de contenidos de "La voz del Animal Invisible".

En otra entrada reciente, reflexionábamos sobre los descubrimientos de nuevas especies y su repercusión en los medios y en la sociedad. Si habéis repasado el contenido de estos enlaces, entenderéis la presencia del murciélago panda en esta nueva entrada del blog.

Independientemente de lo llamativo de una nueva especie para el gran público, el hecho de que ésta constituya una novedad o, cuando menos, la evidencia de una omisión en el catálogo de especies conocidas para los científicos debería tener importancia per se. No obstante, ya hemos comentado que los rasgos característicos de una especie, para que esta entre en el imaginario colecctivo, ha de venir avalada por una cierta consistencia visual novedosa, o alguna capacidad física o sensorial notable.

El oso panda no debería ser llamado oso, por su lejanía filogenética con los auténticos úrsidos, pero la convergencia evolutiva de su aspecto físico no permite excesivas dudas al respecto. El panda rojo, más pequeño y tan raro y misterioso habitante de los bosques chinos como el panda gigante, no tiene relación alguna con el "oso" panda, pero se le incluye nominalmente por ciertas coincidencias en sus rasgos físicos (en realidad mucho más cercanos a los de un mapache, con quien sí guarda una no tan lejana conexión genética, aunque el mapache es susceptible de ser incluído en el grupo de animales "en blanco y negro" y el "panda" rojo no). Descubrir un nuevo murciélago, teniendo en cuenta que todos los quirópteros son difíciles de diferenciar para el público profano -a excepción, probablemente, de los grandes zorros voladores- no llegaría a medios divulgativos tan populares como las páginas de ciencias de Yahoo a no ser que en el enunciado de la noticia se dé algo lo suficientemente llamativo, digno de ser mostrado (literalmente: monstruoso) como para atraer la atención del público no especializado, y, en este caso es el nombre y el aspecto visual de la criatura que justifica tal nombre: "murciélago.panda".

Es evidente que el panda rojo es llamado panda por ser una especie típicamente china y recordar lejanamente al gran panda blanquinegro, porque bien podría haberse llamado mapache chino o mapache rojo en la cultura occidental. El murciélago panda se llama así por su pelaje repartido entre el blanco y el negro, entrando en la categoría de animales blanquinegros a los que hacíamos referencia al principio, categoría de la que el panda es máximo exponente por diversas razones expuestas en el artículo específico. Sin embargo, en un universo zoológico globalizado a causa de internet, de las extinciones y de los zoológicos, el murciélago panda, obviamente, carece de más motivos que la popular pauta blanquinegra del poular panda para ser denominado como tal, puesto que ni tan sólo se trata de un animal asiático, sino africano, con lo que bien nos podíamos haber referido a él en comparación con cualquier otro animal blanquinegro (mofeta, cebra, tejón, puercoespín...).

En vista del éxito divulgativo de generar una quimera léxica como el murciélago panda, creo que sería incluso más efectivo llamarlo "panda volador".




Cuaderno de Ciencias

Encuentran por fin en África al extraño “murciélago-panda”


Por  | Cuaderno de Ciencias – sáb, 13 abr 2013
El murciélago encontrado en los bosques de Sudán del Sur
En 1939 un grupo de biólogos tuvo la oportunidad de examinar por primera vez un extraño tipo de murciélago en los frondosos bosques de la provincia de Ituri, en la actual República Democrática del Congo. Desde entonces este esquivo murciélago tan solo había sido observado cuatro veces en otras regiones del centro de África como Ghana o Costa de Marfil.
Los científicos le dieron el nombre científico de “Niumbaha superba” utilizando la expresión nativa “Niumbaha” que en el idioma azande significa raro, extraño.
Desde aquel lejano año de mediados del siglo pasado, este curioso mamífero volador tenía expectantes a muchos investigadores que, tras una intensa búsqueda, por fin han podido encontrar un ejemplar en el recientemente independizado Sudán del Sur.
El artículo se ha publicado hace unos días y se ha abierto al todo el mundo en la publicación Zookeys,mostrando imágenes de lo que ya se conoce en todos los medios como “el murciélago-panda” por el evidente parecido en las manchas y los colores de ambos.
La investigación la ha realizado un equipo internacional de científicos pertenecientes a los Departamentos de Biología tanto de la Bucknell University como de la Universidad de Uganda, en colaboración con la División de Mamíferos del Smithsonian.
La morfología del nuevo murciélago es completamente diferente a otros de la zonaEl murciélago, haciendo honor a su nombre, es tan extraño que no sólo constituye una nueva especie sino que los biólogos que han examinado su morfología afirman que se trata de un nuevo género.
La bióloga, DeeAnn M. Reeder, autora principal del estudio destaca que, además de sus sorprendentes tonalidades en blanco y negro, este murciélago es tan único que podemos decir que estamos ante un género completamente nuevo. Sus características craneales, la morfología de las alas, su tamaño, sus oídos... no encaja con nada de lo que ya hay.
El estudio finaliza recordando la importancia de preservar el hábitat natural de Sudán del Sur, un nuevo país que a buen seguro ofrecerá nuevas sorpresas a los biólogos que estudian su fascinante fauna y flora.
[Si te ha gustado este artículo, no te pierdasLas más curiosas especies recién descubiertas]
Referencias:
Reeder, DeeAnn; K.M Helgen; M. Vodzak; D. Lunde & I. Ejotre (2013) "A new genus for a rare African vespertilionid bat: insights from South Sudan"; ZooKeys 285: 89-115. doi: 10.3897/zookeys.285.4892